El presidente del Consejo Federal de Fútbol, Roberto Fernández, reveló esta noche que fue cesanteado en su cargo porque "el presidente de AFA, Luis Segura, me apretó para que les dijera a los representantes de las Ligas del Interior que cambiaran su voto a favor de la habilitación de Marcelo Tinelli, pero ante la negativa a hacerlo llegó el despido".
"Lo que hicieron estos dirigentes con el agrietamiento de la AFA por el tema Tinelli es vergonzoso. Y Segura me apretó, porque a esto no se le puede llamar de otra manera que apriete, para que les cambiara el voto a favor de la habilitación a Marcelo a los tres integrantes de las Ligas del Interior que tienen capacidad de sufragio", puntualizó Fernández en una entrevista con Télam.
"Yo le dije a Segura que jamás iba a hacer eso. Se me cae la cara de vergüenza de sólo pensarlo. Entonces me señaló que ya no confiaba en mi y debía renunciar, pero le contesté que si él, como jefe mío que es, me perdió la confianza, no tenía que pedirme la dimisión, sino que directamente debía echarme. Y eso fue lo que hizo esta noche", remarcó.
Los tres representantes mencionados por Fernández son Mario Gianmaría, presidente de la Liga de Rosario; Pablo Iparraguirre, de la de Las Flores (provincia de Buenos Aires), y Carlos Vila, de la de San Luis, que ayer fueron acompañados por el suplente, Alfredo Iturri, de la Liga Cultural de Santa Rosa, La Pampa, en el almuerzo que se llevó a cabo en el hotel Panamericano del centro porteño por invitación de Tinelli, junto a otros 22 dirigentes que apoyan al vicepresidente de San Lorenzo.
"Estas cosas no pasaban con Julio Grondona. Si él se levantara de la tumba y viera lo que está pasando. Durante su mandato yo jamás lo ví proscribir a nadie ni tampoco inducir a algún dirigente para que vote a este o al otro", advirtió Fernández.
"En cambio los muchachos que están en AFA hacían cada trapisonda, que lo dejaban a Grondona mirando al norte", sentenció.
Fernández, de 63 años, es el actual presidente de la Liga Marplatense de Fútbol y, aunque está por encima jerárquicamente de los titulares de las ligas mencionadas, no tiene potestad de voto. Por eso Segura intentó convencerlo, infructuosamente, de que persuadiera a quienes son sus "subalternos".
"Como voy a ir a ver, por ejemplo, a Gianmaría, que tiene tanta o más experiencia que yo al frente de la Liga Rosarina, y que además es colega mío de profesión, porque ambos somos abogados y nos conocemos desde hace mucho, y le voy a decir que cambie su voto. Ni se me ocurre, porque tengo convicciones y fui educado de otra manera", enfatizó.
"Pero además, suponiendo que lo hiciera, si se niegan a aceptar mi petición ya pierdo autoridad ante ellos, por lo que no me quedaría otra opción que renunciar. O sea que Segura no me dejó alternativas", precisó.
Muy molesto por el accionar del presidente de AFA, Fernández sostuvo que "Segura y su gente están haciendo las cosas mal, porque si fuera que Tinelli tuviera dos días como dirigente, vaya y pase, pero ¿cual es la diferencia entre tener tres años y 10 meses como dirigente o tener cuatro años? Ninguna".
"Ahora Segura y su gente andan tratando de proscribir gente y apretar a otras. Y hasta se sumó su hijo (Luis Fernando), que quisiera saber cómo hizo para pasar de vocal a vicepresidente primero de Argentinos Juniors tan rápidamente. ¿Habrán respetado los reglamentos del club?, ellos que ahora se ponen en reglamentaristas con Tinelli, a quien me parece que se le debe dar una oportunidad como a todos", refirió.
"Lo que pasa es que el hijo de Segura tienen el cerebro inversamente proporcional a su físico (es de buena talla)", disparó.
Finalmente Fernández, ya instalado esta noche en "su" ciudad de Mar del Plata, asumió su rol de "primera víctima" de esta puja por la presidencia de AFA entre Segura y Tinelli, y quizás le habrá servido de tibio consuelo un twitter de última hora del conductor televisivo, quien al enterarse del despido del ya ex presidente del Consejo Federal, ironizó en tres palabras una respuesta lacerante: "Viva la democracia".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia