A casi un mes de la gran fiesta del deporte salteño, "El Deportista del Año", Rodrigo López Miy se reserva un lugar con su reciente consagración en el "II Campeonato Mundial Fedecat de Tiro a la Hélice, Fan 32", que se desarrolló en Ingeniero Maschwitz, provincia de Buenos Aires.
Este joven metanense de tan solo 16 años se trajo la Copa del Mundo al adjudicarse la categoría Juniors (hasta 21 años) entre más de 40 competidores. Pero eso no fue todo: Rodrigo finalizó entre los 30 primeros de la general (de un total de 480 participantes) con 24 hélices derribadas sobre 25 posibles. "Ganar el Mundial fue un momento de mucha alegría, no lo pensaba porque estaba el subcampeón del año pasado y los mejores tiradores que practican todos los días", contó López Miy en su visita a Alentandooo.
El salteño erró en la novena hélice pero aún así pudo quedarse con el titulo de su categoría. "Pensé que ya no tenía posibilidades, pero luego pegué todo y en las últimas cinco hélices me di cuenta que podía", agregó.
A Rodrigo lo recibieron en Metán sus amigos y familiares tras la consagración el domingo pasado. Junto a su padre Alejandro entró a la ciudad del sur provincial como un héroe. "Me recibieron con un pasacalle y un asado, fue muy lindo", relató. "A esta disciplina no la conoce mucha gente y tampoco es fácil de practicarla", dice quien además obtuvo varios títulos nacionales y regionales con el tiro al plato.
La consagración de López Miy reviste mayor envergadura ante las nulas posibilidades de entrenarse todos los días. En Metán no cuenta con un espacio para poder desarrollar esta actividad y en Salta los impedimentos son otros: el Tiro Federal cuenta con todo lo que se necesita pero no le dan cabida a la especialidad de la hélice, con lo cual se traslada hasta Tucumán, o cualquier otra ciudad donde se llevan a cabo los torneos y solo practica minutos antes de cada competencia.
"Nunca entreno porque no tenemos dónde", lamenta Rodrigo que apela más a su destreza con la escopeta y "sale a la cancha" con tan solo un par de tiros previos de calentamiento.
Desde pequeño practica este deporte siguiendo los pasos de su papá. Y su hermano, Alejo, va por el mismo camino con tan apenas 10 años.
Su pasión por el tiro se conjuga con el estudio, lógicamente. "Si no hay estudio no hay tiro", dice serio, "tengo que estar bien en el colegio (concurre al Sagrado Corazón, de Metán) para poder practicar". La regla es tan estricta que Rodrigo faltará a un cita nacional el próximo fin de semana porque está a punto de recibirse de profesor de inglés.
"El tiro hoy es parte de mi vida y sueño con practicarlo en algún Juego Olímpico", dice con un nuevo lamento: el tiro a la hélice no forma parte de los JJOO, por ahora.
El joven metanense, que había terminado sexto en el mundial pasado, espera duplicar sus logros en el 2017 y su gran objetivo es volver a ganar la cita ecuménica que se desarrollará en España.
La práctica del tiro tiene un costo económico alto y López Miy no recibe ayuda oficial ni tampoco tiene sponsors, los que espera conseguir a partir de su reciente pergamino. "Ojalá pueda crecer este deporte, que más chicos y grandes puedan practicarlo", fue su otro deseo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia