Mercedes y Nico Rosberg, tal y como estaba previsto, cerraron la temporada de manera triunfal este domingo en el Gran Premio de Abu Dabi, confirmando el dominio hegemónico de las Flechas Plateadas, que cosecharon su duodécimo doblete esta temporada, un nuevo récord en la historia de la Fórmula 1.
El campeón del mundo Lewis Hamilton, segundo en la pista emiratí, no pudo en ningún momento poner en duda la victoria de Rosberg, que partió en la pole position. El alemán logró su sexto triunfo del año, tercero consecutivo, mejorando en una victoria sus registros de año pasado, cuando el piloto teutón ya oficiaba con resignación su papel de escudero del triple campeón del mundo.
Los doce dobletes conseguidos por la escudería Mercedes suponen dos más que los logrados por McLaren-Honda en 1988. En ocho de esas carreras con Hamilton y Rosberg repartiéndose las dos primeras posiciones, el tercero en discordia ha sido un piloto de Ferrari, como sucedió este domingo con el piloto finlandés Kimi Räikkönen, que ocupó el tercer puesto del cajón. El único elemento de suspense llegó en el tramo final de la carrera, cuando Hamilton no fue autorizado en su última entrada en boxes a colocar neumáticos superblandos, que quizá le hubieran permitido acercarse a Rosberg.
Finalmente el campeón inglés finalizó a 8 segundos de Rosberg, que no vio amenazado su primer puesto. Esta 14ª victoria de Rosberg en Fórmula 1 no modifica la clasificación del campeonato, ya que el alemán tenía la segunda posición del mundial asegurada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia