El primer cortocircuito de la temporada en Gimnasia y Tiro se desató diez días antes del debut y lo activó Vicente Monje. El futbolista jujeño tuvo una actitud antideportiva al aplicarle un furioso cabezazo a su compañero Leandro Navarro sin mediar palabras en pleno campo de juego, mientras se disputaba el partido amistoso con Atlético Cerrillos en el Gigante del Norte, el pasado miércoles.
Tras su inexplicable actitud, Monje le pidió a la dirigencia rescindir contrato y luego adujo públicamente problemas con el DT Luis Rueda, quien tras el incidente decidió separarlo del plantel definitivamente. El jugador terminó desvinculándose ayer del club, enojado con el técnico, no sin antes disculparse con Navarro.
Rueda, en diálogo con Alentandooo, se refirió a la polémica salida de Monje. "Me sorprende, me duele. Me sorprende la violencia de un profesional con experiencia como él. Lo que me correspondió a mí en lo deportivo lo hice. El grupo tiene una solidez, es intocable, no quiero que lo toquen desde adentro o desde afuera. El grupo es sagrado, por eso no había vuelta atrás en la determinación. No me quedó otra que separarlo, Me da pena porque hay una familia por detrás y Vicente siempre fue un excelente profesional, pero somos adultos y responsables de nuestros actos", expresó el entrenador, para luego añadir: "Monje siempre tuvo excelente predisposición y es una gran pérdida futbolística, pero quizás pensó que no iba a ser titular o no iba a tener chances, cuando en realidad hay 30 profesionales en las mismas condiciones que él. A lo mejor no soportó tener que competir por un puesto, quizás estaba acostumbrado a ser titular siempre o quizás ya pensaba en dejar el fútbol". En cuanto a la llegada de otro refuerzo para suplir a Monje, Rueda dijo: "Depende de las posibilidades económicas, yo no lo descarto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia