Mientras todos los atletas rusos están a la espera del fallo definitivo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), un informe elaborado por el abogado canadiense Richard McLaren parece lapidar toda chance de Rusia para poder estar en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Es que lo revelado en este informe no es poca cosa, ya que sacó a la luz un sistema de dopaje promovido por el mismo Gobierno ruso y precisamente organizado por el ministro de Deportes ruso, Vitaly Mutko. Además, contó con la activa participación y asistencia de los servicios secretos del país para los Juegos de Invierno de Sochi-2014, así como otras competiciones en el país.
"El laboratorio de Moscú operó para la protección de los atletas rusos dopados con un sistema promovido por el Estado, descrito en el informe como Metodología para la Desaparición de Positivos", aseguró McLaren.
En las primeras reacciones a la investigación, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) pidió la exclusión de Rusia de los Juegos de Río-2016, del 5 al 21 de agosto, y de toda competición internacional "mientras que no realice un cambio de cultura". Alemania también pidió dejar afuera a Rusia del evento deportivo mundial, mientras que Francia solicitó al COI que se adopten duras sanciones.
El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, aseguró que el organismo "no dudará en imponer las sanciones más estrictas posibles contra todo individuo y toda federación implicada" y añadió que mañana "podrían tomarse medidas provisionales y sanciones en relación a los Juegos de Río-2016".
Las agencias antidopaje de Estados Unidos y Canadá estaban listas también para pedir una sanción que prohibiera participar a todos los atletas rusos en los próximos Juegos Olímpicos en Brasil.

La respuesta de Rusia

Tras darse a conocer el informe, Rusia decidió suspender temporalmente hasta el final de la investigación a los citados en el informe de la comisión.
A la vez, el Kremlin denunció lo que considera una injerencia “peligrosa” los llamados de varios países a excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos y sostuvo que el objetivo es “hacer del deporte un instrumento de presión geopolítica”.
El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) estudiará hoy la prohibición que pesa sobre 67 atletas rusos, hasta el momento excluidos de los Juegos Olímpicos Río 2016 por doping, a raíz del pedido de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). El fallo se conocerá el jueves.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia