Finalmente les bajaron el pulgar. La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) excluyó hoy a los competidores rusos de los próximos Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, lo que representa una decisión de inédita magnitud en la historia del deporte mundial, luego de mantener la suspensión provisoria sobre la Federación Rusia de ese deporte, investigada por sistemáticos escándalos de doping.
Los 26 miembros del Consejo de la IAAF decidieron hoy en Viena, Austria, por unanimidad que los representantes del atletismo ruso no podrán acudir a la cita olímpica para competir bajo la bandera de su país, aunque aquellos que no estén implicados en casos de doping sí podrán hacerlo en condición de neutrales.
El Consejo Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI) deliberará desde mañana hasta el martes sobre las consecuencias de la decisión tomada por IAAF, con el objeto de determinar "los pasos apropiados a seguir", según expuso en un comunicado posteriores al fallo.
En caso que el COI no logre revertir la medida de la máxima entidad del atletismo mundial, la Federación Rusa tendrá la última posibilidad de apelar ante la Corte Arbitral del Deporte (CAS) para permitir que los atletas de su país puedan competir en Río de Janeiro del 5 al 21 de agosto.
El inglés Sebastian Coe, presidente de la IAAF, reconoció que la entidad rusa, suspendida desde el 13 de noviembre de 2015, "ha hecho progresos" en su lucha contra el doping pero todavía "no está en condiciones de ser readmitida".
El ex atleta británico justificó la dura sanción en la necesidad de salvaguardar "la credibilidad del deporte, la confianza de los competidores y también la del público", por lo que entendió que no era el momento para el retorno de Rusia a las competiciones internacionales.
"Es un día triste para nuestro deporte. No fue una decisión fácil, pero era necesario dar un fuerte mensaje al mundo del deporte", enfatizó Coe.

  • La palabra de una campeona
La estrella rusa Yelena Isinbayeva, doble campeona olímpica en salto con garrocha, adelantó que llevará a cabo acciones legales por entender la decisión como una "violación a los derechos humanos".
"No voy a guardar silencio. Me presentaré ante un tribunal de derechos humanos y le voy a demostrar a la IAAF y a la Agencia Mundial Antidoping (AMA) que tomaron la decisión equivocada. Voy a hacer esto de forma demostrativa para que se entienda que Rusia no va a permanecer callada", prometió la atleta de 33 años.
En contraposición, el campeón olímpico y mundial de lanzamiento de disco, el alemán Robert Harting, saludó la decisión de mantener la suspensión a los atletas rusos, que interpretó como "una señal correcta para el deporte mundial".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia