Gabriela Sabatini es una de las grandes glorias del tenis argentino y una voz autorizada para hablar de la consagración del equipo nacional en la Copa Davis. A la hora de analizar las claves que llevaron al título en Zagreb, la ex jugadora hizo hincapié en la unión del grupo y en el trabajo de sus integrantes.
"Son chicos a los que conozco desde muy chicos y tengo cierta relación con ellos. Me encanta acompañarlos y estar presente. Que hayan consagrado este momento histórico en nuestro deporte es algo maravilloso. Se lo súper merecen", dijo Sabatini al programa "Cada mañana" en Radio Mitre.
La campeona del US Open de 1990 sostuvo que "la unión del equipo" fue "el secreto para conquistar la Copa Davis". En ese sentido, agregó: "En las finales que perdimos no había unión de equipo. En el tenis hay muchas individualidades, cada uno tira para su lado y se le hace muy difícil al capitán unir porque cada uno tiene sus propios intereses".
"En ese momento deberían dejar de lado los individualismos y pensar que es una copa que se juega por equipos, que se juega para el país y eso es lo único que importa", consideró la ex tenista, quien destacó el trabajo del capitán, Daniel Orsanic, y "la química" entre los jugadores.
Sabatini reveló que, en los momentos en que estuvo alejado de las canchas por lesión, a Juan Martín del Potro lo notaba "caído, desilusionado y frustrado".
"Había mucha incertidumbre con el tema de su muñeca, no se terminaba de sentir bien. Iba pasando el tiempo, la edad ya no es la misma y hay jugadores más jóvenes. Todo eso influye en la decisión, pero él tuvo un grupo detrás que lo acompañó y que lo ayudó. Fue muy difícil su etapa de recuperación y es increíble que haya mejorado", señaló y opinó que los Juegos Olímpicos de Río 2016 fueron "un antes y un después" para el tandilense por "la motivación que tuvo ahí, el empuje que le dio el pueblo argentino y por jugar para el país".
Finalmente, remarcó el trabajo que hizo Federico Delbonis en el último punto ante Ivo Karlovic: "Le tenía muchísima fe a Fede. Había estado muy bien contra (Marin) Cilic, muy firme, y me impresionó la frialdad, la tranquilidad con la que estaba jugando. Ayer hizo las cosas muy bien, jugó estratégicamente y excelentemente, esperando su oportunidad para ganar el punto, sin apurarse, sabiendo que Karlovic es un jugador que tiene sus debilidades, que en cierto punto puede ser vulnerable pero que tiene uno de los mejores saques que existen. (Delbonis) tuvo la paciencia y la mentalidad fría para esperar y ver la oportunidad de ganar el punto".
"Estaba jugando el partido más importante de su vida, con todo el país pendiente de ese momento. Era él quien perdía o ganaba la serie. Por tener esa frialdad siento mucha admiración por él", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia