El estadounidense Sadam Ali anoche fue más que Luis Car­los Potro Abregú en Atlantic City de Nueva Jersey y terminó llevándose la pelea en el noveno round, por nocaut técnico.
El tucumano radicado en Sal­ta esperó a su rival desde la pri­mera entrada y de a poco quiso ir soltando sus manos, pero Ali vio que la figura del argentino lo esperó y decidió ir por él.
Los primeros tramos de la pe­lea fueron medidos y eso alteró al público impaciente, que abu­cheó a ambos boxeadores.
El argentino se despertó en el quinto round y con su zurda lastimó a su contrincante. En ese mo­mento, los especialistas indica­ron que era la mejor parte de la pelea y por ende, era lo mejor de Abregú en la noche nortea­mericana.
Si bien la mitad del combate mostró la mejor versión del Po­tro, terminó no siendo lo más destacado de la noche, ya que a partir del sexto round todo, ab­solutamente todo, fue para el local.
La primera e inesperada visita a la lona estuvo en el capítulo seis y fue la primera vez en que Ali se sintió realmente gana­dor.
En el séptimo round más por inercia que por decisión, el ar­gentino pegó de zurda y cuan­do estuvo a punto de recupe­rarse, tuvo otro derechazo co­mo respuesta.
A esa altura del combate, los especialistas se asombraron de la mezquina propuesta del Po­tro que ya estaba al borde del nocaut.
Finalmente, tras una octava entrada más medida por el ne­oyorkino, la novena fue fatal y la que terminó con las esperan­zas del tucumano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia