El partido que ayer perdieron Los Mayuatos ante Cuyo por 30 a 28 fue un resumen del Campeonato Argentino que tuvo la selección salteña. Fueron de mayor a menor y pusieron en peligro la permanencia de la categoría élite del rugby nacional.
En la cancha del Jockey Club, Salta arrancó con todo y a través de Ramiro Chávez, el reemplazante del gran pateador Santiago Larrieu, acertó el primer penal. Después el equipo de Raúl Coledani siguió acelerando y a través de Eduardo Gómez Naar, consiguió el primer try de la tarde. La conversión fue de Juan Franco Morosini, ya que Chávez se estaba haciendo atender afuera por un golpe en la cabeza.
Después llegó la réplica cuyana con un try, aunque minutos más tarde Chávez volvió a estirar la ventaja. Los visitantes siguieron insistiendo y lograron una conversión a través de un penal y luego anotaron un decisivo try. En el medio, Chávez nuevamente se calzó el traje de héroe, apoyó la pelota en el ingoal cerca de los postes y también convirtió el penal.
Los salteños se fueron arriba en el marcador 20 a 15 y la diferencia podría haber sido mayor si es que el 10 de Tigres hubiese convertido en la última jugada del primer tiempo.
En el segundo tiempo se le vino la noche a Los Mayuatos, aunque antes del aluvión cuyano, con el try de Marco Secchi, los locales pasaron al frente 25 a 15.
La diferencia era de 10 puntos y restaban 30 minutos por jugarse, pero Cuyo descontó con un try y quedó a 5. Otra vez Chávez marcó un penal y estiró a 28 la ventaja.
En 28 minutos del complemento el silencio se adueñó del campo de juego y alrededores, cuando los cuyanos quedaron a un solo punto tras un try y posterior conversión. La pesadilla finalmente llegó un minuto antes de que se termine el encuentro, con un penal a escasos metros de los postes.
Muchos prefirieron no mirar, pero la puntería de los rivales estuvo calibradísima para cerrar un contundente 30 a 28 y explotó la algarabía de quienes llegaban a este partido con solo dos puntos y ninguna victoria.
Ahora Los Mayuatos deberán ganar el partido del repechaje frente a Santa Fe, el sábado en el Jockey, para no descender de la máxima categoría.


Del batacazo a quedarse sin nada


Salta arrancó el Campeonato Argentino de la mejor manera e ilusionando a propios y extraños al derrotar a los rosarinos como visitante por 33 a 27 y ser considerado, en ese momento, la revelación del torneo.
Después fue el turno de recibir a Tucumán, el bicampeón del torneo y fue victoria de los Naranjas por 27 a 22.
Los salteños tuvieron una doble visita que comenzó a marcar el rumbo del conjunto norteño. En Buenos Aires recibieron una dura cachetada al caer 35 a 17, mientras que una semana más tarde sufrieron la peor derrota en el torneo ante Córdoba, por 48 a 13.
Con el triunfo de Cuyo, los salteños cerraron su participación con una victoria y cuatro derrotas, donde apenas consiguieron dos bonus defensivos (los dos como locales).
Ayer, en el sur del país, Santa Fe derrotó 20 a 19 a Alto Valle y por ese motivo jugará por una plaza en la máxima categoría del rugby argentino frente a Los Mayuatos, en Salta.
Cabe recordar que en este último torneo, Buenos Aires se consagró campeón la semana pasada (una fecha antes del final) y culminó con 25 puntos, mientras que Córdoba salió segundo con 17, tercero Tucumán (10), cuarto Rosario (9), quinto Cuyo con 6 unidades, al igual que Salta, aunque Los Mayuatos se ubicaron últimos en la tabla por confrontación mutua.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia