El santo volvió a resurgir entre las cenizas con la gran victoria del viernes frente a Altos Hornos Zapla, por 1 a 0, con el tanto de Cesar More.
También se dio la lógica, técnico que debuta gana y para Salvador Ragusa no fue la excepción en su primer partido como entrenador antoniano.
"El triunfo es mérito de los jugadores, por lo que entregaron, porque pusieron, tuvimos cinco días para entrenar y la verdad que se exigieron al máximo para quedarse con los tres puntos", sostuvo Ragusa que remarcó el porqué del triunfo en Palpalá: "El equipo luchó cuando tuvo que luchar, jugó cuando tuvo que jugar frente a un Zapla, que es un gran equipo y que a más de uno le dio dolor de cabeza, nosotros ganamos todas las pelotas paradas, en general el equipo estuvo muy bien, ordenado y hasta merecimos un gol más".
Con la llegada de Ragusa, Juventud acomodó las líneas y al menos en Jujuy se vio otra faceta. "Cesar Albornoz y Juan Pablo Cárdenas se entienden bien, se hizo un gran partido, atrás hay bueno defensores, el gran trabajo de Avalos, el mediocampo siempre acompaño y arriba Ibañez siempre exige".
El santo quedó a dos puntos de Zapla en la lucha por la clasificación y si derrota a San Jorge el próximo miércoles volverá a estar entre los dos mejores de la zona 5. "Vamos despacito, tranquilos, hay que seguir trabajando, el triunfo alimenta el ego del jugador, el plantel demostró que está vivo. Para nosotros son importantes todos los partidos, estamos caminando por la cornisa, necesitamos una seguidilla de victorias para tratar de clasificar".
El ascenso le viene siendo esquivo en varias temporadas al santo y lejos de tomárselo con calma, Salvador Ragusa dejó en claro su objetivo en el antoniano. "Yo vine a Juventud para luchar por el ascenso, pero lo primero que hay que hacer es clasificar y en Juventud tengo material para hacerlo. Para mi es un orgullo dirigir a un jugador como Gustavo Balvorín y o el Ratón Ibáñez, futbolistas de mucha trayectoria".
Por último, el técnico rosarino destacó las presencias como titular de Tomás Assennato y Diago Giménez, chicos surgidos de la cantera antoniana.
"Fueron titulares porque tiene condiciones, tienen personalidad y lo pudieron demostrar, esta apuesta yo la hice siempre. En Gimnasia y Tiro pusimos a tantos pibes, cuando está la oportunidad, hay que hacerlos jugar. ¿Sino cuando van a jugar?. Ellos también aportan mucho en este plantel y por suerte este grupo está muy unido y con dirigentes a quienes realmente agradezco por el apoyo que nos dan", sintetizó Salvador Ragusa luego de su debut y primer triunfo con Juventud Antoniana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia