San Lorenzo y Huracán protagonizarán hoy un tradicional clásico porteño que volverá a jugarse en Mar del Plata después de 42 años, custodiado por un fuerte operativo de seguridad y la presencia nuevamente del salteño Rodrigo Tapia en la defensa del ciclón.
Se pondrá en juego la Copa Ciudad de Buenos Aires, que se definirá por penales en caso de empate.
Unos 850 policías estarán a cargo del dispositivo en la ciudad y la ruta para evitar posibles cruces de hinchadas. En Mar del Plata no juegan desde el verano de 1974 cuando los quemeros ganaron 2 a 1 con tantos de Roque Avallay y Miguel Ángel Brindisi. Antonio García Ameijenda fue autor del tanto azulgrana.
San Lorenzo, que ayer sumó su primer refuerzo para el plantel que dirige Pablo Guede (el defensor colombiano Pedro Franco), debutó este verano con un empate 1-1 ante Independiente, el martes pasado, en la presentación de su nuevo entrenador. Entonces, Guede utilizó un mix de suplentes y juveniles; hoy apelará a todo el potencial y solo repetiría a Kalinski, Barrientos y al joven Rodrigo Tapia, nacido en Hipólito Yrigoyen, en la zaga central.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia