Embed

  • Mirá el gol de Telechea para el 1 a 0 de Patronato
Embed

  • Mirá el gol de Romagnoli para el 1 a 1 de San Lorenzo
Embed

  • Fernando de la Fuente marcó el segundo gol de Patronato
Embed

  • Mirá el gol de penal de Ortigoza

Embed

Embed

Embed

Con dos caras distintas en cada tiempo, San Lorenzo igualó ayer 2 a 2 en su visita a Patronato de Paraná en un partido emotivo y cambiante, por la jornada inicial del torneo de Primera División.
En la primera etapa, el local se adelantó en el marcador a través de Fernando Telechea, a los 11, pero la visita empató mediante un golazo de tiro libre de Leandro Romagnoli, a los 45.
En el complemento, Patronato volvió a ponerse en ventaja gracias a Fernando De la Fuente, a los 2 minutos, pero Néstor Ortigoza puso la parda final a los 20, de penal.
Al equipo de Pablo Guede le dieron de su propia medicina al principio del juego, ya que lo presionaron y asfixiaron al punto que no estuvo nunca cómodo.
Sin embargo, los cambios del entrenador en la segunda etapa le dieron resultado, San Lorenzo manejó el trámite y hasta tuvo varias ocasiones para llevarse los tres puntos.
En la primera etapa, San Lorenzo se sintió incómodo casi siempre, ante un rival que lo presionó mucho y que le puso un ritmo vertiginoso al juego, ese que Guede pregona, pero que tardó en aparecer.
Patronato comenzó a ganar el trámite en la mitad de la cancha, con dinámica para forzar el error ajeno y precisión para salir rápido en ataque.
Tal como jugaba su Nueva Chicago en la temporada pasada, Rubén Forestello también colocó tres delanteros y tanto Lautaro Comas como Telechea, los que hacen las bandas, ganaron casi siempre por sus sectores.
En la primera que tuvo, el conjunto entrerriano aprovechó la pasividad de la defensa de San Lorenzo en un córner y Telechea, que venía entrando desde la puerta del área grande, definió a la carrera sin nadie que lo marcara.
Ortigoza estuvo muy solo en la mitad del campo porque el resto de la línea ofensiva de San Lorenzo compuesta por el tridente Cerutti-Kalinski-Romagnoli no hacía bien el retroceso.
El único argumento ofensivo de San Lorenzo fueron los desbordes de Cerutti que, plantado como extremo derecho, le ganó el duelo a Jonathan Ferrari, que fue amonestado y quedó al borde de la expulsión, al punto que debió ser reemplazado en el entretiempo.
Cuando parecía que era irremediable que se fuera perdiendo al vestuario, el 'Pipi' Romagnoli ejecutó de manera magistral un tiro libre en la puerta del área y terminó en gol a pesar que Bértoli se tiró bien.
Al comenzar la segunda etapa, Patronato -que había perdido por lesión a Telechea, uno de sus mejores hombres- golpeó rápidamente.
Otra vez aparecieron espacios a las espaldas de los volantes del visitante, Garrido colocó un pase profundo, Comas metió un buen centro y De la Fuente sólo tuvo que empujarla.
Rápidamente, Guede buscó ser más ofensivo: mandó a la cancha a Fernando Belluschi en reemplazo del defensor Pedro Franco, quien tuvo un flojo debut y cambió figurita por figurita con el ingreso de Franco Mussis por Kalinski.
A partir de allí, el equipo se adelantó en el campo, Patronato no presionó tanto y se retrasó de manera peligrosa.
El empate llegó de la mano de una jugada del futbolista más desequilibrante que mostró San Lorenzo: Cerutti.
Belluschi puso un pase profundo, Geminiani falló en el rechazo y el 'Pocho' aprovechó su velocidad para ganarle a Abel Masuero, que lo derribó en el área, para que Ortigoza cambiara penal por gol.
Lejos de contentarse, con un Belluschi que se asoció de manera interesante con Cerutti por la banda derecha, San Lorenzo siguió yendo al ataque tal como su entrenador pretende.
Con Mussis más abocado a la marca, Patronato yo no tenía ese ritmo frenético en la mitad de cancha y Ortigoza pudo pensar y distribuir el balón, que es su fuerte.
Incluso, Guede se tiró con todo para definir la historia y por eso metió a Nicolás Blandi por Romagnoli para tener más presencia en el área.
Tras un nuevo desborde de Cerutti, el exBoca se la bajó a Cauteruccio y Bértoli le ahogó el grito al uruguayo.
A diferencia de lo que ocurrió en la primera etapa, donde dependía demasiado del 'Pocho', San Lorenzo aglutinó mucha gente en ofensiva y por eso solía tener mayoría numérica.
Sin embargo, Cauteruccio no tuvo una buena noche y, tras recibir un muy buen centro de Sebastián Blanco, quedó mano a mano con Bértoli, pero su definición fue muy suave.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia