La alegría por el pase a las semifinales del Mundial de Inglaterra aún perdura en el plantel de Los Pumas, quienes hoy comenzarán a trabajar pensando en el partido del domingo contra los Wallabies.
Sin embargo, una sorpresa no tan grata podría llegar al seno del seleccionado argentino durante la semana de trabajo, afectando a una de las piezas claves del sistema de juego de Los Pumas.
No caben dudas que el choque con los irlandeses fue intenso y Nicolás Sánchez, la figura de ese partido, quedaría en el ojo de la tormenta si se confirma una conducta antideportiva en una jugada de ruck.
Promediando los 48 minutos de la segunda mitad, con el marcador 20 a 17 a favor de Los Pumas, los irlandeses trataban de hacerse de la ovalada en el medio del campo de juego y en la grabación se lo ve a Sánchez golpear repetidamente en el ruck. Pero la incógnita radica en qué es lo que golpeaba el jugador argentino.
A primera vista parecería que es un irlandés que quedó atrapado en medio del ruck y los gestos de Sánchez reclamándole al árbitro confirmarían esta apreciación.
De ser así, el comité disciplinario de la World Rugby podría convocar a declarar sobre esta acción a Nicolás Sánchez y emitir una sanción que, como mínimo, no le permitirá estar en el partido de semifinales contra Australia.
Por lo general, no le toma más de un día al comité disciplinario el examinar detalladamente una jugada debido al número de cámaras que tienen en los estadios.
Desde el arranque del torneo la World Rugby ha dado muestras de la rigurosidad con la que maneja las faltas disciplinarias en el torneo. Galarza fue el primero en "caer" por un fallo de la entidad mundial y se quedó fuera de competencia al recibir 7 semanas de suspensión.
Luego, Marcelo Bosch recibió una semana de sanción por un tackle indebido perdiéndose el choque con los irlandeses y podrá regresar recién este domingo contra Irlanda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia