Carlos Sánchez tendría su despedida de River en Japón, donde jugaría su último partido vistiendo la camiseta del elenco de Núñez, ya que su salida sería inevitable para la dirigencia que buscará un rédito económico con la partida.
Sánchez es un jugador clave en el funcionamiento del elenco conducido por Marcelo Gallardo, viene de marcar dos goles frente a Chapecoense y recibió una muestra de afecto de parte del público que le dedicó el clásico: "Y Sánchez no se va, y Sánchez no se va / No se va, y Sánchez no se va".
De todas maneras, el futbolista se iría después de disputar el Mundial de Clubes y, según trascendió, la dirigencia pretende una resolución inmediata por lo cual aguarda que Sánchez y su representante definan si van a extender o no el vínculo con la entidad que termina el próximo 31 de diciembre.
Por otra parte, el delantero Lucas Alario ya formaría parte del plantel que viajará el lunes a Brasil, donde el equipo de Núñez jugará la revancha ante Chapecoense por los cuartos de final de la Sudamericana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia