No se había cumplido un minuto de juego del segundo tiempo en la cancha de Gimnasia y Tiro cuando Santiago Cordero tomó una pelota elevada y empezó a correr, dejando rivales desparramados en el piso, que se resignaron a mirar como el jugador con la camiseta número 15 avanzaba casi desde la línea de 22 propia hasta el ingoal de Los Mayuatos. La jugada terminó con un try del mismo jugador bajo los palos y generó una ola de murmullos de asombro por la acción entre los espectadores que fueron testigos desde las tribunas.
Esta jugada se dio el 31 de marzo de 2012 en la cancha de Gimnasia. Fue un amistoso que jugaron Los Pumitas y el seleccionado mayor de Salta. Allí, con apenas 18 años, impresionó la velocidad de Cordero y la facilidad de quiebre para dejar rivales por el camino.
La misma acción repitió frente a Georgia, Tonga, Namibia e Irlanda en el Mundial Inglaterra 2015; es una de las piezas fundamentales de Los Pumas y una de las revelaciones del certamen. Hoy, con 21 años, es parte de un plantel que ya se ganó el título de inolvidable al volver a colocar al equipo entre los cuatro mejores de un Mundial.
Iba a jugar con el seleccionado de Seven en los Juegos Panamericanos de Toronto, pero la lesión en la rodilla de Manuel Montero le permitió agarrar el último tren al Mundial. Fue convocado para el Rugby Championship y ya no dejó el plantel ni el puesto de titular.
"Me sorprenden las cosas que se dicen sobre mí. No tenía ni siquiera chances de estar acá. Luego todo fue jugar y hacerlo lo mejor posible", afirma el joven jugador formado en Regatas de Bella Vista (URBA).
Cuando Argentina jugó por primera vez una semifinal de un Mundial, en 2007, Cordero solo tenía trece años y su pasión por el rugby todavía no era grande. "Estaba arrancando a jugar al rugby. Venía del fútbol, de otras cosas. Mucho no me acuerdo. Estaba arrancando y muy fanático no era, pero me enteré, empecé a ver los partidos y me tocó seguir el partido de semifinales contra Sudáfrica con mi familia", señaló.
"Después de eso me acuerdo que compré el video y me lo sé de memoria. Del Mundial mucho no me acuerdo, me salva mucho esta película que la tengo guardada", añadió.
Poco se acuerda de esa semifinal, pero será protagonista de una nueva, la del próximo domingo frente a Australia.

Uriburu: “Es un jugador que marca la diferencia”

Ladislao Uriburu, segunda línea del Jockey Club, fue uno de los dos salteños que integraron el seleccionado de Los Pumitas en el amistoso contra Salta de 2012. Recuerda ese partido y la acción que realizó Cordero y simplemente señaló: “Los dejó pintados a todos”.
Uriburu no solo compartió plantel con Cordero en esa ocasión, sino también en el Mundial Juvenil que ese año se disputó en Sudáfrica en mayo. Para ambos y el resto del plantel fue una competencia inolvidables, ya que Los Pumitas alcanzaron el cuarto lugar (perdieron con Gales en la definición por el bronce), el mejor puesto desde que se estableció el nuevo formato de juego.
“Santiago es una camada menor que la mía. Llegó a ese Mundial con 18 años y muy pocos lo conocíamos. Siempre se mostró como un chico muy humilde, muy predispuesto a los entrenamientos y al juego”, recordó el segunda línea y agregó: “Tiene unas condiciones físicas impresionantes y un cambio de paso demoledor”.
Al momento de analizar por qué es tan difícil frenar su juego, Uriburu hace foco en dos situaciones. “Me parece que la velocidad que tiene lo convierten en un jugador muy complicado de marcar y además el rugby ha cambiado y le da la posibilidad de destacarse a jugadores de su tipo. Se prioriza más la dinámica del juego. Es un jugador que marca la diferencia”, explicó.
Frente a Australia, Cordero y Los Pumas tendrán un nuevo desafío. “Seguramente el partido será más complicado. No habrá espacios como contra los equipos de la primera fase. Australia tiene otro funcionamiento y se maneja con tiempos distintos”, concluyó el jugador del Jockey Club.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia