Que el clásico haya finalizado con un empate en cero respondió a las armas que utilizó por un lado Juventud y por el otro Gimnasia y Tiro, y a que el medio para conseguir un mejor resultado, tanto del santo como del albo, no fue lo suficientemente acertado.
Gimnasia tenía la obligación de ganar. Esa era la premisa primordial para esta presentación en el Martearena porque un triunfo, prácticamente, lo dejaba en las puertas de la clasificación. Pero le faltó esa audacia que permite tomar posesión de la pelota y encender peligro en el arco de enfrente.
La Chancha Zárate, quizá absorbido por la marca de Juan Pablo Cárdenas, no encontró los espacios para efectuar maniobras de cara al gol.
Otro aspecto que no favoreció al espectáculo fue la fricción en el juego, que privó ejecutar con claridad cada movimiento en la búsqueda del arco contrario.
Juventud fue el que estuvo cerca de marcar el primer gol con Gabriel Pérez Tarifa, que a último momento reemplazó al goleador Gustavo Balvorín (afectado por un leve cuadro gripal, pero luego ingresó en lugar del Ratón Ibáñez). El 9 no logró conectar un anticipo y el toque de derecha pegó en el travesaño; luego Darío Sand, con una atajada espectacular, le sacó un cabezazo que tenía destino de red. Desde el lado albo, Elías Bassi se animó a probar a Mariano Maino.
El arranque de la segunda mitad del encuentro encendió el entusiasmo de la gente. Diego Bielkiewicz, cuando enfrentó a Maino, se equivocó en la definición y permitió la segura intervención del arquero. Y luego Jesús Calderón pisando el área grande le pegó con alma y vida y el remate salió muy desviado.
Parecía que se animaba el partido, que en algún momento se podía quebrar el cero y pero solo se quedó en ese intento. Cárdenas se floreaba en defensa mostrando jerarquía para simplificar el trabajo en la última línea, manteniendo orden y trasmitiendo seguridad.
Pablo Motta mostró mucha voluntad e incluso su esfuerzo se contagió en entrega. Carente de un socio ideal recurrió a los disparos con el balón detenido y casi logra el cometido cerca del final, cuando Maino, en complicidad con el travesaño, salvó a su valla de un gol que se metía en el ángulo superior derecho. Entonces, se sentenció el cero que generó cierta preocupación en Gimnasia, pero que a Juventud, con la clasificación en los bolsillos, le sirvió para prolongar una serie importante de partidos sin perder.

  • La síntesis
JUVENTUD 0 GIMNASIA 0
M. Maino (6) - D. Sand (7)
J. Calderón (5) - F. Vega (5)
J. P. Cárdenas (7) - M. Ocaño (5)
E. Galíndez (5) - F. Rodríguez (6)
R. Gorostegui (6) - E. Bazzi (5)
C. Montiglio (5) - L. Navarro (5)
H. López (6) - E. Saavedra (6)
M. Ceballos (6) - P. Motta (6)
R. Gómez (6) - R. Villarreal (5)
G. Ibáñez (6) - D. Bielkewicz(4)
G. Pérez Tarifa (5) - L. Zárate(5)
DT: A. Pascutti DT: J. M. Bianco

Cambios ST: 8’ A. Aguirre (5) por R. Villarreal (GyT), 13’ F. Apaza (5) por L. Navarro (GyT), 15’ M. Navarro (5) por R. Gómez (JA), 30’ H. Prieto por D. Bielkiewicz (GyT), 31’ G. Balvorín por G. Ibáñez (JA), 37’ N. Aguirre por G. Pérez Tarifa (JA).

Jornada: 17ª fecha
Estadio: Padre Martearena
Árbitro: Mario Ejarque (6)

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia