Con el correr de las horas se aviva más y más el escándalo que sacude a la AFA, por el intento fallido de elegir a un nuevo presidente en las elecciones que se desarrollaron en el predio de Ezeiza. El día después del papelón, una nueva mancha para el fútbol argentino: Leonardo López, vicepresidente de Independiente Rivadavia, reconoció haber sido víctima de un intento de soborno para modificar el voto.
El asambleísta mendocino, que milita en la B Nacional, sufragó con normalidad y optó por la lista de Marcelo Tinelli, pero se encargó de denunciar las maniobras que hubo detrás de escena. “A mí me vinieron a tocar del Ascenso, me ofrecieron beneficios y dinero en la asamblea. Me ofrecieron $500 mil para el club”, expresó.
El dirigente, en diálogo con Radio MDZ, dejó entrever que lo mismo ocurrió con varias personas habilitadas para ejercer el derecho de elegir y hasta aventuró que efectivamente muchos recibieron los sobornos. “Me imagino que hubo gente que agarró porque el día anterior teníamos 42 votos”, alimentó la polémica.
Por las dudas, López aclaró que “no sé quién mandó a la gente a comprar los votos, pero estoy seguro de que (Luis) Segura no sabía”. Pero explicó que hubo 200 punteros en el gimnasio de futsal que no votaban pero “embarraron la cancha” y enfatizó que “Tinelli no compró los votos, sino que fue al revés”.
Mientras tanto, en la misma sintonía que Matías Lammens y otros referentes del “tinellismo”, se negó rotundamente a la idea de una lista de unidad para evitar la repetición de las elecciones. “Le dije a Marcelo que si acordaba con Segura, yo renunciaba a mi condición de asambleísta”, advirtió.
Por otro lado, José Lemme, mandamás de Defensa y Justicia, le dio asidero a la versión de López en conversación con Radio del Plata. “Sé que hubo cosas raras, gente a la que le compraron sus voluntades”, asumió. Sin embargo, afirmó que en la previa del bando de Segura contaban 42 votos confirmados para imponerse con claridad.
Para finalizar, también se diferenció de López para solicitar un proyecto único: “La única solución es que haya un solo candidato, no estaba equivocado cuando lo dije. Tal vez ninguno de los dos podía ser dirigente, la AFA no se puede gobernar con un voto de diferencia”.

Fuente: Play Fútbol

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia