El conflicto entre la Asociación de Clubes (AdC) y Asociación de Jugadores (AdJ) de básquetbol quedó superado con una suerte de acuerdo entre las partes y los clubes no tendrán inconvenientes para contratar profesionales y reforzar sus planteles para las futuras competencias en la Liga Nacional (LNB) y el Torneo Nacional de Ascenso (TNA). De esta manera Salta Basket podrá comenzar a armar su plantel para jugar por primera vez el TNA.
Las partes se reunieron en las últimas horas del martes en la sede de la AdC, ubicada en la avenida Belgrano al 1300 en la ciudad de Buenos Aires, donde firmaron un "acta compromiso" que pone fin a la puja entre ambas asociaciones. Previamente, los jugadores se habían reunido en una Asamblea que se desarrolló en el Hotel Boca de la calle Tacuarí al 200, en donde a través de la palabra de su titular, Mike Stura, se daba cuenta de cierta inflexibilidad para aceptar, por ejemplo, que el convenio sea tipificado como una 'locación de servicios'.
Sin embargo, el panorama cambio drásticamente en pocas horas, porque los basquetbolistas y sus dirigentes suscribieron lo que hasta algunos días antes asomaba como muy difícil de arreglar. Por lo pronto, en un cónclave en el que estuvieron Fabián Borro (presidente de la AdC), Gerardo Montenegro, Néstor Chaves, Sergio Guerrero y Andrés Pelussi, por la parte dirigencial; y Paolo Quinteros, Selem Safar, Martín Leiva y Diego Prego, como representantes de los jugadores, se convino que, entre otras cosas, la competencia tenga una duración de 10 meses con pretemporada incluída.
Se acordó además la existencia de un llamado "contrato único", en el que no se especifica diversas cuestiones que, anteriormente, se habían puesto sobre el tapete como la regularización de las tributaciones impositivas solicitadas oportunamente por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). También se sostiene que cada club tendrá ocho fichas mayore más dos Sub 23 y un máximo de tres extranjeros optativo (Liga Nacional) y seis mayores, un Sub 23 y un Sub 21 más un extranjero optativo (TNA).
A ello se suma que las giras en plena competencia no podrán exceder de los tres partidos para cada equipo, además de que deberá haber un descanso mínimo de 36 horas, una vez finalizada la misma.
La LNB se iniciará el próximo 23 de setiembre (el partido inaugural sería entre el campeón Quimsa y Olímpico de La Banda, en el clásico santiagueño) y habrá un receso por fiestas de Navidad y fin de año que se extenderá entre el 23 de diciembre y 2 de enero de 2016.
El denominado Juego de las Estrellas, organizado por la AdJ, será incluido en el calendario que programe la AdC, aunque no se especificó si la cláusula que solicitaban los dirigentes respecto de autorizaciones de los clubes a sus jugadores continuará o no en vigencia. De este modo, las distintas entidades ya están en condiciones de empezar a mover el mercado de pases ante la desaparición de la veda impuesta oportunamente por la AdJ.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia