El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), líder del Mundial de Fórmula 1, correrá en casa en Silverstone, en un nuevo duelo frente a su compañero de escudería, el alemán Nico Rosberg, el domingo en el Gran Premio de Gran Bretaña. El desafío fue lanzado por Rosberg, hace dos semanas, en el Gran Premio de Austria, cuando ganó la carrera en el Red Bull Ring, para colocarse a diez puntos del líder, cuya ciudad natal, Stevenage, se encuentra a una hora en carretera de Silverstone. "No pienso que yo estuviera en mi mejor forma en Austria. No fue un fin de semana fácil, por lo que terminar segundo no fue un desastre", explicó el doble campeón del mundo inglés antes de la prueba de Silverstone, que ya ha ganado dos veces, pero con seis años de intervalo (2008, 2014). Hamilton fue dominado con claridad en Austria por el subcampeón del mundo alemán. Y aunque el británico se había hecho de nuevo con la pole position (7 de 8 en 2015) el sábado, fue porque Rosberg cometió, en la última vuelta de las calificaciones, su único error de la semana. Cuando recuerda Silverstone 2014, Hamilton se emociona todavía: "No puedo describir el sentimiento que tuve cuando levanté este trofeo delante de una marea de aficionados en la recta de boxes, tras haber esperado tanto tiempo. Guardaré para siempre ese momento en mi memoria. Ganar en casa, delante de mis seguidores, es algo especial". Para volver a ganar, Hamilton deberá marcar a Rosberg, que ha ganado en confianza tras su demostración austríaca: "Aparte de mi error en las calificaciones, me sentía que podía controlar todo, del principio al final. Estoy preparado para atacar a fondo en este circuito que aprecio mucho", señaló el rubio alemán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia