Pese a que el mundo Salta Basket descansa por el receso del Torneo Nacional de Ascenso, los dirigentes se mueven para que el plantel recupere el rumbo y vuelva a las victorias, tras las últimas cuatro derrotas consecutivas. Por eso, en estos días comenzó a sonar fuerte el nombre de Sebastián Uranga, el hijo del histórico jugador, y horas atrás fue el propio pivot quien anunció su pase a los infernales.
"Tengo muchas expectativas con el equipo, ya que tiene jugadores de experiencia que conocen bien la categoría, los vi jugar en Paraná y, aunque perdieron, vi que tienen un sistema de juego en el que creó podría ayudar", dijo Uranga a Cuestión Entrerriana, un medio dedicado a la naranja.
"Recibí muy buenos comentarios sobre el club en lo que es el trato y las comodidades así que eso ayuda a los jugadores a mantenerse enfocados en el juego. Eso en una temporada larga termina siendo muy importante", agregó el exjugador de Sionista, en la Liga Nacional.
Su pase a esta ciudad no es sencillo, pese a que hoy está libre, porque Salta Basket tiene el plantel completo y para sumarlo deberá cortar a uno de sus jugadores.
Tal como indicó El Tribuno en su edición de ayer, el candidato a dejar de vestir los colores infernales es nada menos que Eric Freeman, el norteamericano nacionalizado, que se encuentra en la ciudad desde el comienzo del proyecto.
Sus últimas actuaciones, su elevado sueldo y cuestiones antideportivas (incluida las peleas con otros integrantes del plantel) terminaron de rebalsar el vaso.
"¿Después me preguntás por qué no jugás?", la pregunta-reclamo de Ricardo De Cecco todavía retumba en el Delmi, como también los reclamos de sus colegas por su poca participación defensiva.
Por lo pronto a Freeman le buscan club, porque de lo contrario los dirigentes salteños deberán pagarle el sueldo hasta el final de la temporada y ahí sí dejarlo en libertad.
En cuanto a Uranga, se supo que viajará desde Entre Ríos el sábado próximo para sumarse al equipo el domingo, cuando el equipo retome las actividades.

¿Quién es el nuevo refuerzo infernal?

Sebastián Uranga no solo es homónimo (por nombre y apellido) del histórico jugador de la Selección argentina, sino que además es su hijo.
Nacido el 31 de julio de 1989 en Venado Tuerto, Santa Fe, fue uno de los jugadores más regulares en el Centro Juventud Sionista durante la temporada 2014/15, nada menos que en la Liga Nacional de Básquet, el torneo más importante a nivel país.
Antes de arribar a Paraná, el jugador había vestido la camiseta de Obras Sanitarias, en la misma categoría.
Sin embargo, Uranga conoce muy bien el Torneo Nacional de Ascenso, porque en 2011/12 jugó en Echagüe. Además, con la Selección fue campeón Sudamericano de Cadetes en 2004 y 2005, y Juvenil en 2005. También ganó el Panamericano Juvenil 2006 y jugó el Mundial Juvenil de 2007.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia