Luis Segura fue el encargado de firmar la acreditación del dinero para evitar el paro de árbitros anunciados por los gremios, en lo que
significó su último acto de gestión al frente de la AFA, que quedó de esta manera acéfala hasta la llegada de la Comisión Normalizadora de la FIFA.
Segura había permanecido en el cargo a pedido de la jueza federal María Servini de Cubria, hasta que se finalice la Asamblea Extraordinaria de la AFA y lleguen los enviados desde la FIFA para intentar encarrilar políticamente el fútbol argentino.
"Segura me comunicó que iba camino al juzgado de Servini de Cubria y a la IGJ y que no pisa más la AFA", reveló pasado el mediodía el titular del Sindicato de Árbitros (SADRA), Guillermo Marconi, por radio Continental.
Segura le ratificó que había "firmado" el traspaso de fondos para que los árbitros puedan cobrar los sueldos de junio y el medio aguinaldo, acordado antes de la Asamblea que habilitó la creación de la Super Liga y que derivó en el levantamiento de una huelga.
Con la salida de Segura, AFA no tiene gobierno hasta que la Comisión Normalizadora de la FIFA sea designada por un período no mayor al 30 de junio de 2017, donde intentará encarrilar la situación económico financiera de la entidad y celebrar unas ordenadas elecciones.
Sin embargo, Marconi deslizó que cuatro de los siete miembros no aceptarían conformar esa comisión si FIFA no aporta dinero para solucionar los problemas en la AFA.
"A la AFA no la quiere nadie: la FIFA no quiere poner plata, el gobierno no quiere intervenir", sintetizó Marconi, gremialista y exsecretario de Trabajo durante la presidencia de Carlos Menem.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia