El presidente de la AFA, Luis Segura, opinó que la decisión de la FIFA de separarlo de su cargo y reemplazarlo por una comisión normalizadora, finalmente rechazada por la Justicia argentina, "es un disparate"; y adelantó que regresará mañana al país y no se quedará a ver el domingo la final de la Copa América Centenario que se juega en los Estados Unidos entre Argentina y Chile.
Segura anticipó que no se quedará a ver la final del domingo entre la Argentina y Chile y que regresará mañana sábado al país.
"Lo de la FIFA es un disparate. ¿Por qué se tiene que entrometer en la AFA y no nos deja resolver las cosas internamente? ¿Por qué se hace ahora, cuando se avecinaban asambleas importantes y la Selección puede ser campeona de América? El gran problema en la AFA y que lamentablemente no se va a resolver sino que se viene agigantando es lo político", afirmó Segura en diálogo telefónico con Télam desde Nueva York.
"No estoy nada contento. Siento que se está cometiendo una injusticia -agregó-, es una barbaridad. No tengo ganas de nada. Lo único que quiero es irme a mi casa".
"No puedo asegurar que alguien haya querido manchar mi nombre o mi trayectoria -siguió-, pero estos dos años en que estuve al frente de la AFA luego de la muerte de Julio (Grondona) puse lo mejor de mí. Fue muy cansador y desgastante. La verdad es que me quedo muy mal con todo esto que está sucediendo".
Segura, finalmente, anticipó que el lunes "apelará" el procesamiento que le dictó la jueza María Romilda Servini en la causa que investiga el manejo de los fondos del programa Fútbol para Todos. "No me voy a quedar quieto con algo que para mí está premeditado y sale en un momento tan especial", manifestó.
La jueza Servini, esta noche, ordenó a la AFA rechazar la intervención de la FIFA, lo que abre la puerta a posibles sanciones para clubes y seleccionados nacionales y, a la vez, mantiene a Segura como presidente de la entidad madre del fútbol argentino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia