Argentina tendrá 213 atletas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que arrancarán el próximo 5 de agosto. De esa cifra, 13 deportistas competirán en las diferentes modalidades del atletismo y 6 eligieron esta temporada entrenar en Cachi. La cifra asciende a 9, ya que también entrenaron en esas localidad tres maratonistas uruguayos que serán parte de la cita olímpica.
Cachi se encuentra aproximadamente a 2.500 metros sobre el nivel del mar; para muchos es la altura ideal para realizar jornadas de entrenamiento en altura. Además, la localidad cuenta con un Centro de Alto Rendimiento, una pista y las condiciones necesarias de hospedaje.
En abril entrenaron en Cachi los marplatenses Mariano Mastromarino, María de los Ángeles Peralta, Luis Molina, Federico Bruno (todos competirán en maratón), Belén Casetta (participará en 3.000 m con obstáculos), Juan Manuel Cano (marcha 20 km), más los uruguayos Nicolás Cuestas, Martín Cuestas (hermanos) y Andrés Zamora, que también serán parte del maratón olímpico.
En cuanto a Zamora, no solo se destaca que entrenó en Cachi, sino que también compitió en Rosario de Lerma, siendo ganador en 2014 y 2015 del maratón San Silvestre, prueba que se disputa todos los 31 de diciembre.
La presencia de abril pasado no fue la única que tuvieron los atletas olímpicos. Ya son asiduos visitantes y conocedores de la geografía cacheña, que a ellos les ofrece distintos tipos de corredores para entrenar.
Ellos mismos explicaron por qué eligen Cachi para su preparación. "Entrenamos en Cachi por unos cuantos motivos. Los principales son la altura y la geografía del lugar; en Cachi encontrás distintos caminos y todos tienen una dificultad en particular", expresó Mastromarino hace un año. El marplatense llega a los Juegos de Río precedido por su victoria en el maratón de Buenos Aires en 2014 y por la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Cachi fue parte de su preparación para ambas competencias y mal no le fue.
La clave del entrenamiento en altura consiste en aumentar la resistencia del cuerpo humano, acostumbrándolo a un entorno en el que dispone de poco oxígeno, circunstancia a la que el organismo reacciona produciendo más glóbulos rojos, y aumentando así la resistencia del deportista cuando éste regresa al nivel del mar.
Río los espera y ellos van con la misma ilusión con la que llegaron a Cachi, estar a la altura de un podio olímpico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia