La consigna del técnico Gerardo Martino desde que llegó a la conducción del seleccionado argentino de fútbol pasa por profundizar la idea de juego que pregona desde sus raíces futbolísticas, y para ello necesita que la totalidad del plantel se haga carne de la misma, por lo que de cara al partido del próximo martes ante la Portugal de Cristiano Ronaldo prepara nada menos que seis variantes que abarcan las tres líneas del equipo.
De atrás hacia delante, a la inversa de como arma el equipo, el 'Tata' trabajó tácticamente hoy en el ya viejo predio de entrenamiento de Manchester City, situado en una zona rural de la campiña inglesa rodeado de tambos y granjas,
Tres modificaciones sufrirá la línea de cuatro defensores, siendo Cristian Ansaldi el único que conservará su lugar respecto del partido con Croacia, mientras que en la zona media saldrán dos de los tres volantes y en ataque la renovación alcanzará solamente a Sergio Agüero.
El trabajo desarrollado hoy separó a Sergio Romero, Facundo Roncaglia, Martín Demichelis, Nicolás Otamendi y Cristian Ansaldi defendiendo, con Javier Mascherano y Roberto Pereyra delante de ellos.
Luego se sumó Lucas Biglia por este último, aunque la duda está instalada allí porque el volante de Lazio, de Italia, se retiró con hielo en la rodilla derecha, lo mismo que Carlos Tevez, que volverá a ser suplente como ante los croatas.
Este grupo defendió ante los ataques de un equipo de siete jugadores integrado por juveniles de Manchester City en una cancha paralela a otra en la que se trabajó en ataque, con Javier Pastore repartiendo juego hacia los costados para que por allí Lionel Messi y Angel Di María alimentaran a Gonzalo Higuain, que se movía siempre dentro del área, tratando de ganarle la espalda a los dos centrales de una defensa integrada por cuatro juveniles más.
Pero lo más interesante llegó después, cuando el preparador físico Elvio Paolorroso juntó en un área a los once titulares y los dividió en dos grupos de cinco, con el arquero jugando de comodín. Ese fue el instante en que la idea de la posesión alcanzó su máxima expresión, con guardavallas incluido.
La propuesta pasaba porque un equipo le ganara a otro por suma de pases, jugando siempre a dos toques, algo que fue tomado con mucho entusiasmo por los once competidores. El ganador se impuso con un total de 15 pases ininterrumpidos.
Allí radicó entonces la esencia de este futbolísticamente reestructurado seleccionado argentino de Martino, que tiene a la pelota como prioridad en todos los sectores de la cancha, como en Newell's, como en Barcelona, recuperando un estilo de juego que siempre identificó al hincha argentino.
Romero; Roncaglia, Demichelis, Otamendi y Ansaldi; Pastore, Mascherano y Biglia; Messi, Higuain y Di María, serán los encargados de llevar adelante la propuesta el martes ante Portugal.
Roncaglia por Pablo Zabaleta, Demichelis por Santiago Vergini, Otamendi por Federico Fazio, Pastore por Enzo Pérez, Biglia por Ever Banega e Higuain por Agüero constituirán la media docena de cambios que ofrecerá el equipo nacional en este encuentro promocionado aquí como 'Lucha de gigantes'.
El tiempo será testigo entonces de lo que se puede armar con varias formaciones consecutivas, porque la premisa es que en pocos días de trabajo la idea prenda en todos. Los "once de memoria" hoy están tan lejos como Argentina de Inglaterra.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia