Llega el día D para la escandalosa definición de octavos de final de la Copa Libertadores entre Boca y River. Es que esta tarde, y luego de que el club de la ribera realice su descargo ante la Confederación del Fútbol Sudamericano (Conmebol), la entidad internacional dará a conocer una dura sanción por los graves incidentes.
Mientras la Conmebol abría un expediente disciplinario a Boca, mediante un comunicado se daba a conocer que el club podrá hasta hoy a las 14 horas de Asunción (15 hora argentia) hacer su descargo "para presentar las alegaciones que considere oportunas", los rumores aumentaban.
Pero lo cierto es que a pesar del descargo, la decisión estaría tomada: sanción severa para Boca y triunfo de River.
Los rumores y entretelones que surjen desde Asunción, ya que no solo se daría por ganador a River, sino también que el xeneize quedaría inhabilitado por un año para competir internacionalmente y dos años para jugar como local en su estadio en competencias continentales.

Blatter, cauteloso
Asimismo, el presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, afirmó ayer que antes de emitir juicios debía estudiar el informe completo sobre los incidentes.
"Sobre lo de Argentina, no tengo el informe completo, no puedo comentarlo", señaló al respecto Blatter en declaraciones a varios medios.
"En el fútbol tenemos los mismos problemas que hay en la sociedad. El fútbol no puede ser mejor que la sociedad, pero la violencia debería estar fuera del fútbol", apuntó.
Blatter estimó además que "la violencia y la discriminación" son los dos grandes problemas a los que se enfrenta el fútbol en la actualidad.

Causas judiciales
El día después del escándalo en el superclásico dejó, además de lo deportivo, dos causas en la Justicia porteña, que motivó sendos allanamientos en la Bombonera -clausurada preventivamente a la madrugada-, pericias a la manga inflable de la discordia, incertidumbre por la sustancia utilizada y citación de al menos cinco jugadores de River a declarar entre lunes y martes próximo, en La Boca.
Dos fiscales, uno de la Ciudad de Buenos Aires y otro del barrio porteño de La Boca, son los que intervienen por distintas investigaciones.

Un día lúgubre
Y ayer, mientras las puertas del club estaban cerradas, los conciliábulos entre los dirigentes y un entrenamiento del plantel más breve de lo habitual fueron las características del día en Boca Juniors, horas después de los graves sucesos que determinaron la interrupción del superclásico ante River Plate.
Solo el portón que da a la calle Espora, por donde ingresan habitualmente los jugadores, permaneció abierto.
El presidente Daniel Angelici se hizo presente poco después del mediodía y se reunió con algunos de sus principales compañeros de gestión para determinar los pasos a seguir, sobre todo, para armar los argumentos para la conferencia de prensa que brindaría después con el técnico Arruabarrena.
A las 11, estaba citado el plantel profesional para entrenarse y la actividad se prolongó hasta alrededor de las 12.30, luego de lo cual los futbolistas permanecieron algún tiempo ya que por entonces todavía se mencionaba la posibilidad de que se jugaran los 45 minutos restantes del superclásico. Un sueño muy lejano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia