Serena Williams buscará la revancha ante la alemana Angelique Kerber, que la derrotó en la final del último Abierto de Australia, en el partido por el título de Wimbledon, en el que podría ser su 22º triunfo en un Grand Slam.
En Melbourne, al principio de la temporada, la número 1 mundial vivió una de las derrotas más inesperadas de su espectacular carrera. Kerber, en la primera final de un gran torneo, dio la gran sorpresa al imponerse en tres sets (6-4, 3-6 y 6- 4) después de dos horas de combate con la alemana haciendo el mejor tenis de su carrera. Si gana la menor de las hermanas Williams igualará a sus 34 años a Steffi Graf con 22 títulos grandes, récord en la era profesional (1968). Le quedarían dos para alcanzar la marca absoluta de la australiana Margaret Court-Smith (24). Pero Kerber, gracias a su formidable defensa y a su gran resistencia en los intercambios, logró la proeza en enero y sueña con repetirla.
Tras la debacle en Melbourne Serena vivió una nueva decepción en un gran escenario, en esta ocasión en la final de Roland Garros ante la española Garbiñe Muguruza. El sábado la jugadora estadounidense disputará su 28ª final grande, la novena en Wimbledon, donde cuenta seis trofeos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia