Sampaoli y su Sevilla repleto de argentinos se trajo un importantísimo empate de visitante ante la poderosa Juventus. El ex-DT de Chile planeó un partido diferente, no jugarle de iguala a igual, y el resultado terminó dándole la derecha.
Ni Higuaín, ni Dybala pudieron vencer al arquero sevillano Sergio Rico, quien contó con la ayuda de tres laderos de enorme rendimiento: Mercado, Pareja y Kranevitter, todos clave en el bloque defensivo. Juntos se encargaron de frenar los ataques de la vecchia signora.
Sevilla dejó de lado el frac y se puso el overol, con lo que se llevó un enorme empate de una de las canchas más difíciles de las Champions League.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia