Hace dos días, el "errante" Sergio "Kun" Agüero, humildad de por medio, lanzó una frase memorable: "Cuando no estemos nos van a extrañar". Vaya que sí, porque por ahora, los messidependientes reciben duras críticas por ser un equipo sin rumbo, impreciso y sobre todo sin corazón. Y no se salvó nadie.
Higuaín, le faltó precisión y hasta se acordó, como en los viejos tiempos, a disparar por arriba del travesaño. Agüero no apareció durante el primer tiempo y cuando lo hizo erró un penal decisivo que hubiese cambiado la historia, o no. Di María fue el menos criticado, pero más de lo mismo, mientras que Mascherano, de flojo rendimiento, se molestaba porque sus propios compañeros no se desmarcaban para entregarse un mínimo pase.
Y para colmo el "Patón", quien no encontró la brújula durante todo el partido sacó a Banega y Gaitán, y con Dybala y Pratto buscó cambiar un rumbo que nunca llegó.
Y en la otra mitad estaba un Paraguay que hizo poco y nada, pero que en una de las pocas llegadas que tuvo, tras un error en la defensa argentina, le alcanzó para llevarse un triunfo que puede considerarse hasta inmerecido.
Seguimos en zona de repechaje y muy preocupados, en donde Rusia 2018 está cada vez más lejos. Después vamos a visitar a Brasil, líder indiscutido que con la dirección técnica de Tité demostró porqué llegó a la cima.
Aún sin Messi sigue habiendo potencial, pero así no se puede jugar. Continúan defraudando a todos los hinchas, como todo el fútbol argentino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia