El partido que Juventud perdió en el estadio Martearena quedará en el recuerdo no por la victoria de Mitre de Santiago del Estero, sino por lo sucedido a los 42' del segundo tiempo, cuando imprevistamente un hincha cayó -o se tiró- desde el alambrado de la tribuna norte del hacia el césped.
La gente quedó shockeada por el golpe que pudo ser mortal y minutos después las redes mostraron el impacto que luego se viralizó por todos los medios nacionales.
Sin embargo, el susto fue mucho mayor al grado de lesión del simpatizante en cuestión, después identificado como Iván Norberto Díaz de 22 años, que inmediatamente fue trasladado a la guardia del hospital San Bernardo, donde lo revisaron y más tarde fue derivado a una clínica privada por sus familiares. Allí quedó en observación.
Según detalló el personal del nosocomio capitalino a El Tribuno, Díaz arribó a las 20 e inmediatamente le hicieron una placa y le aplicaron un inyectable, pero a las 22 se fue. La policía indicó que el diagnóstico fue traumatismos en la zona lumbar y hematomas varios.
Después del vergonzoso espectáculo que protagonizó, donde además de interrumpir el encuentro, le quitó la gorra del uniforme a un bombero que lo socorría, al hincha de Juventud le aplicarán una sanción de acuerdo a la Ley Nacional 24.192, artículo 21, de espectáculos deportivos. Ésta dice: "Se sancionará a aquella persona que ingresara a un campo de juego sin autorización". Un juez determinará la penalidad del joven, que puede ser económica o de arresto.
Embed

Fue un milagro

Quienes observaron la caída, ya sea en el estadio o en filmaciones posteriores, pensaron en un principio que el golpe pudo haber sido mucho más grave de lo que realmente fue. El antecedente cercano del hincha de San Lorenzo que se cayó de la tribuna del Nuevo Gasometro y murió a mediados de marzo pasado preocupó no solo a la gente ambiente del fútbol salteño.
Sin embargo sus lesiones leves aliviaron, pese a que el trayecto entre el final del alambrado y el campo de juego es 6,5 metros, según indicó a este diario el ingeniero Carlos Moreno, intendente del estadio.


Denunció apremios ilegales

En el libro de guardias de la comisaría 15 del barrio San Remo, que tiene jurisdicción en la zona del estadio Martearena, dejaron asentado que Ivan Norberto Díaz denunció golpes en el ojo derecho por parte de la policía que lo llevó hasta el hospital San Bernardo. Justamente la notificación llegó desde el destacamento ubicado en el nosocomio salteño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia