Boca se entreno esta mañana, desde las 10, en el predio Pedro Pompilio y a puertas cerradas para la prensa, en un clima de tristeza lógico después de haber quedado afuera de las finales de la Copa Libertadores, que era el gran objetivo del año futbolístico de los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto.
La novedad más importante fue la ausencia de Agustín Orión, ausente por un tema personal, quien no tuvo una buena actuación en la derrota del pasado jueves ante Independiente del Valle por 3 a 2.
Previa charla breve entre el técnico y el plantel, en la que se habló de empezar una nueva etapa más allá del duro traspie, los que jugaron hicieron ejercicios regenerativos con la presencia de Carlos Tevez y el capitán Daniel Díaz, los otros dos observados por los hinchas y la prensa por no haber tenido una buena tarea ante los ecuatorianos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia