El seleccionado de Buenos Aires aplastó el sueño de mendocinos, salteños y cordobeses ya que se consagró campeón y se llevó la corona del Campeonato Argentino Copa Personal "Ángel Guastella" por segundo año consecutivo.
En esta oportunidad, tuvo que esperar hasta la última fecha, en la que derrotó a Córdoba por un ajustado 9 a 5, en Newman.

Con tres penales convertidos por Joaquín Díaz Bonilla, Buenos Aires se impuso ante el seleccionado cordobés gracias a un buen primer tiempo que se jugó por momentos ante una pertinaz lluvia que limitó el juego y lo hizo deslucido.

Luego, en la segunda parte, Córdoba intentó dar vuelta el resultado con un try de Smidt, pero la defensa del equipo local resistió los embates cordobeses sobre la parte final del segundo tiempo y el título quedó otra vez en la URBA.
Los bonaerenses son los justos merecedores del campeonato, ya que ganaron cuatro encuentros y solamente empataron uno, quedando como únicos invictos en este Argentino de mayores tan apasionante que se definió en los últimos instantes de la fecha final.
Luego de superar ajustadamente a Salta por 28 a 24, Las Águilas hicieron lo propio ante Tucumán, Rosario y ayer ante Los Dogos, pero fueron los cuyanos quienes al menos le robaron un empate, para que la diferencia no fuera tan notoria.
Respecto al encuentro que Los Mayuatos cayeron en el debut de la competencia, cabe destacar que el seleccionado salteño demostró desde el primer momento que no estaría para pelear el descenso, ya que se plantó de visitante y pudo llevar su único punto bonus defensivo de todo el campeonato.
De hecho, a medida que fueron pasando las fechas, los dirigentes de la Unión Argentina de Rugby siguieron con detenimiento el torneo de Los Mayuatos y felicitaron a las autoridades locales por la gran labor que el equipo de Mariano Huber puso en cada partido.
Así como el campeonato fue merecido para Las Águilas, Mendoza también se llevó bien el subcampeonato y Salta tuvo un gran reconocimiento al quedar tercero.


Sorpresa en Tucumán

La gran sorpresa no solo de la última jornada, sino de todo el campeonato, fue el flojo nivel mostrado por Tucumán en esta temporada y ayer Los Naranjas volvieron a caer y deberán jugar por la permanencia para no sufrir el descenso.
Rosario no se achicó en el jardín de la República y ganó 27 a 17, lo que significó un balde de agua helada para una selección acostumbrada a pelear los campeonatos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia