La dirigencia de Rosario Central no comenzó ninguna causa judicial contra el árbitro Diego Ceballos y el asistente Marcelo Aumente por su actuación en la final de la Copa Argentina. Pero, según trascendió este viernes, al menos un centenar de socios del club rosarino sí realizaron una presentación judicial por estafa.
Patrocinados por los abogados José Nanni y Paul Krupnik reclamaron ante la Fiscalía Regional de Rosario para que la Justicia reúna pruebas y reclamaron que se les solicite a la AFIP y a la UIF toda la información financiera sobre el patrimonio de Aumente y Ceballos.
Además, solicitaron que las empresas prestadoras del servicio de telefonía celular informen sobre las comunicaciones que realizaron los dos demandados durante los dos últimos meses y que le instruya al club Boca Juniors que entregue información para saber si ambos fueron socios de la institución en algún momento.
Por lo pronto, ante la ola de amenazas de hinchas que surgieron por las distintas redes sociales, no sólo contra el plantel y dirigentes xeneizes sino también contra medios partidarios que siguen al club, se elevó la seguridad prevista para el domingo.

Marcha atrás con el pedido de volver a jugar
La dirigencia de Rosario Central decidió suspender la conferencia de prensa en la que iba a anunciar oficialmente su pedido para que la final de la Copa Argentina vuelva a jugarse, luego de los errores arbitrales que finalizaron con Boca campeón.
El jueves la comisión directiva del canalla había decidido avanzar con esa solicitud, por más que no existiera ningún antecedente en el fútbol argentino, e incluso dejaron trascender que habría "muchos clubes" que lo apoyarían.
Sin embargo, los dirigentes dieron marcha atrás y suspendieron la conferencia de prensa en la que iban a realizar la presentación oficial del pedido.
Es que no hay ningún antecedente en el fútbol argentino de que un partido vuelva a jugarse, por ningún motivo, aunque sí hay casos (alrededor de una decena), la mayoría en Europa, y la mayoría por cuestiones que tuvieron que ver más con sobornos que con decisiones arbitrales.
Es por esto que en Central sabían lo "difícil" que será obtener una respuesta positiva.
"Lo que estuvimos estudiando son dos o tres casos, no de acá en Argentina, sino de otras ligas, pero lo que estamos planteando es que Boca ganó con dos goles ilícitos. Hay un manto de sospecha muy grande que puede dañar al fútbol argentino. La verdad es que no recordamos una final en la que te perjudiquen en todos los fallos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia