Steve Hansen, seleccionador de los All Blacks, afirmó que está "muy contento" por haber logrado la clasificación para la final del Mundial de rugby y dijo que el rival del próximo sábado será "muy complicado".
"No me importa si se clasifica Argentina o Australia, el rival al que nos enfrentemos será muy complicado. Da igual el que sea, lo dará todo y nos pondrá las cosas muy difíciles", aseguró Hansen en la rueda de prensa posterior a la victoria de su equipo sobre Sudáfrica en la primera de las semifinales (20-18). "Solo quiero disfrutar el momento, volver a trabajar y esperar que ellos (Argentina y Australia) se destrocen", dijo el técnico neozelandés entre risas.
"Hay que felicitar a Sudáfrica, son un gran equipo e hicieron un gran partido, que podía haber caído de cualquier lado. Estamos orgullosos de haber logrado el pase a la final. Será un encuentro muy, muy especial", declaró.
Por su parte, el capitán de los All Blacks, Richie McCaw, elogió también a los Springboks y se mostró "feliz de poder disputar otra final de Copa del Mundo". "Sabíamos que iba a ser un gran partido, intenso y muy físico. Haberlo ganado nos llena de satisfacción; estoy feliz de jugar otra final de Mundial", subrayó McCaw.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia