La final de la Liga de Campeones 2014-2015 entre Barcelona y Juventus el 6 de junio en Berlín permitirá dos reencuentros cargados de alicientes: el uruguayo Luis Suárez (Barça) se enfrentará a Giorgio Chiellini y Patrice Evra (Juve), dos hombres con los que tuvo enfrentamientos que le costaron importantes suspensiones en su día.
No habrá pasado ni un año del célebre mordisco de Suárez a Chiellini en la primera fase del Mundial de Brasil cuando ambos jugadores vuelvan a verse sobre el campo.
Pero el reencuentro Suárez-Chiellini no será el único en el que se fijen los fotógrafos en el campo ni los hinchas de todo el mundo, ya que el uruguayo también tendrá enfrente a otro viejo conocido, el defensa francés Patrice Evra.
Cuando vestía los colores del Liverpool y Evra los del Manchester United, Suárez fue muy criticado en Inglaterra y acusado de racismo contra el francés, en el año 2011.
Suárez siempre negó intención racista al referirse a Evra como "negro", pero fue castigado con una multa de unos 48.000 euros y una suspensión de ocho partidos. Luego se negó a darle la mano al francés en el siguiente partido en el que coincidieron, meses más tarde, lo que le valió nuevas críticas y le obligó días después a pedir disculpas para apagar una nueva polémica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia