Con la muerte del piloto de motociclismo polaco Michal Hernik son 63 las personas fallecidas en la hostiria del Dakar en 36 años de competencia, desde que en 1979 se corrió la primera edición entre las capitales de Francia y Senegal.
De ellos, 24 son pilotos y copilotos y el resto espectadores, periodistas, asistentes y transeúntes ajenos a la carrera.
En todas las ediciones del Dakar en Sudamérica, desde 2009, se produjeron muertes: el primero fue el piloto de motociclismo francés Pascal Terry, hallado sin vida en un monte de caldenes pampeano al día siguiente de iniciada aquella edición.
Al año siguiente, Sonia Escudero miraba como espectadora el Dakar en Alpa Corral cuando fue atropellada por un auto de la competencia.
En 2011 la víctima fatal fue un trabajador rural, Marcelo Reales, en Tinogasta, cuando el Rastrojero en el que circulaba fue embestido por una camioneta durante un enlace.
En 2012, a poco de largarse la carrera, se produjo la muerte del primer piloto argentino en un Dakar: Fue Jorge Martínez Boero, piloto de moto, hijo del ex campeón de Turismo Carretera del mismo nombre.
En 2013 murieron dos personas que viajaban en un auto colectivo en el sur de Perú, en un choque con un auto de asistencia del Dakar.
El año pasado fue hallado sin vida, deshidratado, el piloto francés Eric Palante.
A seis días de iniciada la versión 2014, el Dakar se había cobrado tres vidas, ya que también perecieron los periodistas Daniel Diambrosio y Agustín Mina, al desbarrancarse el auto en que viajaban mientras cubrían la competencia. Entre los 63 muertos en la historia de esta carrera figura el creador del París-Dakar, el francés Thierry Sabine, quien falleció al caer el helicóptero en que sobrevolaba la competencia en Malí, en 1986.
En ese mismo accidente fallecieron el cantante francés Daniel Balavoine, la periodista Nathalie Odent, el piloto suizo Francois Xavier Bagnoud y el técnico de la radio y televisión de Luxemburgo Paul Le Four.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia