Temperley, comprometido con el promedio del descenso, logró hoy su segunda victoria consecutiva, tras vencer a Tigre por 2 a 0, como local, en el cierre de la quinta fecha del grupo 2 del torneo de primera división de fútbol.
Gonzalo Ríos (9m. PT) y Christian Chimino (25m. PT), de tiro penal, anotaron los goles del equipo ganador, que venía de derrotar a Atlético Rafaela, también por 2 a 0.
En el perdedor fue expulsado el zaguero Santiago Izaguirre, a los 32 minutos de la parte final, por doble amonestación.
Temperley, cuyo objetivo primordial es evitar el único descenso que habrá en este semestre, suma siete unidades. El 'celeste' no ganaba de local desde agosto de 2015, cuando venció a Belgrano por 2 a 1, por la 23ra. fecha del torneo anterior.
Tigre, que tiene un partido suspendido con Huracán, solamente tiene dos puntos en cuatro encuentros jugados y hoy sufrió su segunda caída seguida (la anterior con Defensa y Justicia, también 2 a 0).
El dueño de casa fue más ambicioso desde el pitazo inicial, con un dispositivo táctico plantado en campo rival y la rápida ventaja tras un centro desde la izquierda de Leandro Sapetti entre los zagueros visitantes y el cabezazo contra el ángulo derecho de Ríos, en su primera conquista con la casaca de Temperley.
Lejos de reaccionar estuvo Tigre, impreciso con la pelota, lento en el retroceso y con errores infantiles, impropios de la categoría, como el penal que cometió el experimentado Emiliano Papa, quien libre de cualquier peligro, tocó la pelota con la mano dentro de su área en lugar de cabecearla.
Así, a los 25' Chimino cambió el penal que cayó de regalo en el cielo lluvioso de Turdera para establecer el 2 a 0, casi sin despeinarse para los dirigidos por Iván Delfino.
Se fue al descanso con un indiscutible 2 a 0 arriba el dueño de casa, que fue punzante en el comienzo, práctico en las contras y aprovechó una actuación paupérrima de su rival, que a la media hora ya tenía medio equipo amonestado.
Se adelantó Tigre luego del descanso, pero sin ideas y sólo con injundia, y más allá de algún centro o remate desde larga distancia, no inquietó al local, que tenía menos la pelota pero seguía creando las mejores y escasas chances.
Victoria inobjetable para un Temperley que mejora en el comienzo del semestre en el que deberá hacer una buena campaña para evitar el descenso. La contracara, Tigre. El peor equipo del torneo, con un entrenador debutante en el país, un plantel nuevo y un rendimiento que cada partido desilusiona aún más.
En la próxima jornada Temperley visitará a Aldosivi, en Mar del Plata, el domingo a las 19,15, y Tigre será local de Atlético Tucumán, el lunes a las 19.


Embed

Embed

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia