El flamante entrenador Darío Tempesta supervisó hoy el primer entrenamiento del año que realizó el plantel de San Martín de Tucumán, que de esta forma inició un período de puesta a punto con los futbolistas que pertenecen al club, antes de comenzar la pretemporada programada para el 26 de enero.

La actividad se desarrolló en el complejo Natalio Murkin, cuyas instalaciones de 17 hectáreas sorprendieron a Tempesta, quien adelantó que utilizará ese lugar para preparar al equipo que encarará la próxima temporada del torneo Federal A de fútbol. "No sabía que San Martín tenía un complejo de esta magnitud", comentó el entrenador, quien admitió que quedó "impactado por la comodidad de sus instalaciones", que serán untilizadas para desarrollar la pretemporada.

Un grupo reducido de jugadores que pertenecen al club y el único refuerzo que se sumó para este año, Matías Villavicencio, tomaron parte de la actividad que fue conducida por Ariel Martos, el técnico de las inferiores.

Martos aclaró que hasta el 26 de enero su misión, junto al profesor Sergio Saavedra, será llevar adelante las tareas de reacondicionamiento físico de los futbolistas hasta que Tempesta asuma la conducción del plantel profesional.
Lucas Bossio y Albano Becica fueron únicos ausentes pero todo indica que ninguno de los dos seguirá en el club ya que tienen ofertas para incorporarse a equipos de la Nacional.

Tempesta, quien ya fue oficializado como técnico pero asumirá el 26 de enero, confirmó que el 1 de febrero jugarán un amistoso contra Atlético Tucumán y una semana después se jugará la revancha en La Ciudadela.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia