Si bien se perdió la definición de la Copa Libertadores con River para la que aportó todo su talento en las instancias previas, Teófilo Gutiérrez pudo saciar su sed de festejos en el primer partido oficial que tuvo con el Sporting Lisboa en Portugal. Su equipo superó 1 a 0 al Benfica en el duelo de la Supercopa local y el colombiano fue un involuntario protagonista de esa gesta.
Lo cierto es que el jugador cafetero comenzó como titular y disputó 70 minutos de la final, en la que fue un actor importante.
A la media hora le anularon mal un gol, luego de definir con una media vuelta genial. Pero un rato más tarde, el peruano André Carrillo remató desde afuera del área y el tiro pegó en el taco de Gutiérrez, se desvió e ingresó la pelota en el arco contrario, desconcertando al arquero y generando el único grito del duelo. Si bien oficialmente la anotación quedó para el hombre de la Selección del Tigre Gareca, todos abrazaron al ex-River.
Más allá de esta destacada presentación del colombiano, también participaron en el equipo perdedor durante los 90 minutos el defensor Lisandro López y el atacante Nicolás Gaitán, quien además fue el capitán de su escuadra. Por el lado de Lisboa, el ex-Estudiantes Jonathan Silva siguió todo el duelo desde el banco.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia