Alexander no se olvidará jamás de lo que le ocurrió mientras entrenaba. El ciclista pedaleaba tranquilamente por la ruta cuando, de repente, le salió un venado y lo embistió. Según él, no recuerda nada, "aterricé sobre mi espalda, y me pegué un golpe fuerte en la parte de atrás de mi casco, eso me salvó de una seria lesión cerebral".
Y prosiguió: "Aunque tuve con una conmoción cerebral leve, con un poco de pérdida de la memoria en torno al accidente, estoy muy agradecido de haber sentido sólo un poco golpe". Todo quedó registrado en su cámara GoPro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia