"Se lo había prometido a unos amigos, era una promesa". De este modo Carlos Tévez intentó desviar la atención, luego de marcar un gol en la victoria de Juventus sobre su escolta Lazio por 2-0.
Sucede que el Apache, a los 17 minutos de la primera parte, tuvo un festejo particular.
Previo al superclásico argentino por el campeonato (el 3 de mayo) y luego por los octavos de final de la Copa Libertadores de América (el 6 de mayo en el estadio Monumental y el 13 en la Bombonera), el Apache celebró su anotación con más de diez "aleteos" con sus brazos, igual que en 2004 cuando, con él en cancha, más precisamente en el estadio millonario, Boca prevaleció en una semifinal de Libertadores sobre River, a través de los tiros penales.
Tévez patentó ese festejo al marcarle un gol a River precisamente en un estadio con solo hinchas locales. Héctor Baldassi lo echó esa noche por ese polémico festejo y por entender que incitó a la violencia.
Ayer, desde Italia, el Apache rememoró ese movimiento de "gallina" calentando, obviamente, los superclásicos que se vienen.
El gol de Tévez llegó a partir de una habilitación de cabeza del chileno Arturo Vidal para definir de zurda ante la salida de Federico Marchetti.
Con respecto a su regreso, el argentino bajó los decibeles y rechazó la idea de pensar en volver al xeneize este año.
"Están hablando demasiado de mí en este momento. Ahora solo quiero pensar en la Juve. Estamos en un momento extraordinario, no es justo que hablemos solo de mí. Yo estoy tranquilo y está tranquilidad la aporto dentro del campo pensando solo en la Juve y no en un futuro. Yo no he decidido nada y pienso continuar. Cuando tome la decisión sobre mi futuro, los primeros en saberlo serán los tifosi", expresó Carlitos. Y el presidente de Juventus habló en el mismo sentido: "(Angelici) ha hecho declaraciones muy aventuradas. Debe respetar la voluntad del club y del jugador, que a nosotros no nos dijo de la voluntad de volver a su casa".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia