"Ganarle a River y salir campeón". Así de sencilló y con una lógica dosis de demagogia. Carlos Tevez, de 31 años, dijo que si por él hubiera sido, estaba para jugar este domingo ante Sarmiento en Junín, aunque deberá esperar para que el entrenador Rodolfo Arruabarrena lo incluya el próximo sábado, cuando Boca reciba a Quilmes.
"Gané muchos campeonatos en todos lados, pero no sentía el mismo cosquilleo que con Boca y quiero volver a sentir lo mismo.Por eso vine", afirmó Tevez en la conferencia de prensa tras la firma del contrato con el club.
Cuando se le consultó si venía a reemplazar a Juan Román Riquelme, Tevez negó esa opción, pese a que utilizará la camiseta número 10. "La 10 siempre va a ser de él. Soy amigo de Román y yo vengo a hacer mi historia, él ya la hizo y es el máximo ídolo del club. Román hay uno solo y es el más grande", aseguró.
Sobre su presente, Tevez dijo que regresa en su mejor momento y por ese motivo aclaró que no se reprocha nada. "A los 26 o 27 estaba más gordo. Físicamente y futbolísticamente estoy muy bien. El hincha necesita festejar, y hoy tenemos que lograr esa mística de vuelta", enfatizó el Apache. No queda más que verlo jugar otra vez.
El humor de Carlitos también estuvo presente. "No hay mejor día como este, no se compara con nada. Primero porque es mi gente, segundo porque no tengo que hablar en inglés o italiano y además puedo equivocarme y no me van a decir nada porque estoy en familis", afirmó.
Sobre la forma en que tendrá que jugar en este Boca que conduce Rodolfo Arruabarrena, Tevez indicó que él tendrá que adaptarse al equipo. "La gente de Boca y yo nos identificamos mutuamente. Cada cosa que hice de manera importante lo hacía pensando en Boca. Me acostaba y me levantaba pensando cuando iba a volver a Boca. Yo me fui solo y hoy es más difícil y más preparado. Siempre pensé en la gente de Boca", sentenció.
Luego recordó que aún sigue saludando a las mismas personas que trabajan en el estadio de Brandsen 805, las cuales, "cuando yo tenía 13 años y no era nadie, me abrazaban y me daban un beso. Hoy hacen lo mismo y eso no se paga con nada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia