Pese a jugarse el descenso, Tigres está más vivo que nunca y ayer dio otro batacazo en Tucumán para llegar a la última fecha con chances intactas de mantener la categoría en el Regional del NOA de rugby. Gimnasia también cumplió y definirá prácticamente mano a mano con el Jockey tucumano (seguramente en el jardín de la República), el segundo y último cupo del descenso.
La historia en la Copa Bowl es así: Jockey Club de Tucumán está puntero y acumula 20 unidades, y hasta ayer estaba prácticamente salvado del descenso, pero perdió en su cancha y se complicó solo.
Su verdugo fue nada menos que Tigres, un equipo que hasta hace unas semanas ya había hecho las valijas para despedirse de la máxima categoría de la región, pero primero venció a Gimnasia y Tiro como visitante y ayer, en esa misma condición, dio el batacazo al dar vuelta el partido y ganar 27 a 22. Ahora los de villa San Lorenzo tienen 17 unidades y si bien están penúltimos, jugarán la fecha final ante el ya descendido Coipú (2).
De esta manera el albo, que ayer no tuvo inconvenientes en ganarle 76-17 como visitante a los ya descendidos, tiene 19 puntos. Los millonarios cumplieron con lo suyo y hasta se trajeron punto bonus, pero la sorprendente victoria de Tigres los volvió a preocupar y nada está definido en la zona caliente del Regional.
La Unión de Rugby de Tucumán programará los partidos en el transcurso de la semana y estos dos enfrentamientos (Coipú-Tigres y Jockey de Tucumán-Gimnasia), se jugarán en la misma cancha.
Si Tigres logra ganar con punto bonus incluido llegará a los 22 puntos y se salvará. El albo deberá vencer al Jockey o esperar una derrota de sus comprovincianos para evitar el Regional de Desarrollo en 2017.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia