El argentino Braian Toledo, que terminó décimo en la final de lanzamiento de jabalina del Mundial de atletismo de Pekín, este miércoles, cree que tiene margen de progresión a sus 21 años y que logrará "algo mejor todavía" el próximo año en los Juegos Olímpicos de Rio.
"Estoy muy contento, es mi primer Mundial y primera final. Estoy entre los diez mejores del mundo. Así se empieza. Tengo ganas de trabajar porque quiero algo mejor todavía en Rio. Y luego en Londres (Mundial-2017), todavía mejor. Venía a disfrutar esta final", comentó a la AFP al término de su prueba.
Toledo no pudo entrar entre los ocho mejores a mitad de la prueba, por lo que terminó su participación en la final en el tercer lanzamiento. Lanzó primero 78,27 metros, luego 78,30 y terminó con su mejor distancia del concurso, 80,27, que le dejó décimo de los doce finalistas. El oro fue para el keniano Julius Yego (92,72), la plata para el egipcio Ihad Abdelrahman El Sayed (88,99) y el bronce para el finlandés Tero Pitkamaki (87,64). "Estoy muy feliz por este Mundial. Me voy con ganas de dar más. Si hubiera entrado entre los ocho primeros a la mitad, creo que podría haber lanzado todavía más", estimó.
Braian Toledo sorprendió el martes clasificándose con el primer lanzamiento en la ronda de clasificación, llegando a 83,32 metros, lo que le permitió además batir su mejor marca personal y establecer un nuevo récord nacional.
"La Argentina está creciendo. Está siendo un Mundial muy positivo para el país. He aprendido mucho con los compañeros, sobre todo con Germán Lauro, que es el más experimentado", afirmó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia