El arquero de San Lorenzo, Sebastián Torrico, destacó que su equipo "pudo controlar" los embates de Real Madrid hasta que llegó "el primer gol" de Sergio Ramos, en la final del Mundial de Clubes que ambos conjuntos animaron en Marrakech, Marruecos.
"Hasta el primer gol los pudimos controlar. Después se nos hizo muy difícil", expresó el guardavallas mendocino con notable sinceridad.
"Si hubiésemos terminado empatados el primer tiempo, quizás la cosa hubiese sido distinta. Intentamos ser prácticos. Los marcamos bien y buscamos no darles chances porque ellos son desequilibrantes", expresó.
En relación con el segundo gol, conseguido por el galés Gareth Bale, el mendocino Torrico no ocultó su cuota-parte de responsabilidad.
"Pensé que le iba a pegar más abierto (Bale). Pero le dio medio mordido, la pelota me pegó en el brazo y se metió. Hubo error mío", sostuvo el ex Godoy Cruz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia