Eduardo Coudet confirmó en la madrugada de hoy su renuncia como entrenador de Rosario Central, tras perder la Copa Argentina a manos de River por 4-3 en Córdoba, lo que puso fin a un ciclo fructífero al que solo le faltó un título.
"Ya hablé con los dirigentes y los jugadores, decidí dar un paso al costado. Estoy dolido por no poderle dar un título a la gente de Central. Es una frustración porque llegamos en buena forma al partido, lo pudimos liquidar y no pudimos", explicó el técnico en rueda de prensa desde el estadio "Mario Alberto Kempes".
"Estoy agradecido a Central, a todos los jugadores, dirigentes y a su gente por todo este tiempo que vivimos", agregó el Chacho, a modo de despedida.
Sobre el desarrollo del encuentro, Coudet opinó que era "difícil" explicarlo porque si bien hicieron "un gran partido ante un gran rival", River supo dárselo vuelta sobre el final.
El público canalla lo tiene en el altar y eso nada lo modificará, ni siquiera las dos finales perdidas en forma consecutiva en la Copa Argentina (en la de 2014 no era el DT).
Coudet no solo se ganó ese amor con sentido de pertenencia, sino con un equipo competitivo, que peleó un campeonato local, la Copa Argentina y estuvo a un minuto de meterse en las semifinales de la Libertadores de este año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia