Caló muy hondo en Juventud Antoniana el pésimo e inesperado debut en la temporada, el cachetazo que recibió a manos de Unión Güemes de Santiago del Estero en el Martearena, el lapidario 1-4 que dejó expuestos problemas fuitbolísticos que se deben corregir de manera urgente, además de rifar el santo uno de los dos frentes que tiene por delante en este primer semestre del 2016 (la Copa Argentina).
El DT Ricardo Aniceto Roldán sabe que los cambios y los cimrbonazos deben darse en el momento justo porque la maratón que impide bajonearse y no para, más la paciencia de los hinchas, no esperan.
El entrenador antoniano ya se puso en foco el clásico debut del domingo con Gimnasia y Tiro en el Gigante del Norte, por la primera fecha del torneo Federal A de transición. Y en la jornada hizo fútbol y metió cinco cambios de cara al duelo con el entonado albo, que viene de vencer con holgura a Central Norte.
Aniceto optó por excluir a Rodrigo Herrera y a Gabriel Romero de la defensa; como así también a Luis Guevara y a Álvaro Navarro. Y les dio las pecheras titulares a Nicolás Monje, el último refuerzo en arribar a la Lerma; a Jorge Serrano, al valor de la cantera Joaquín Iturrieta y a Gustavo Ibáñez, aquel por el que piden a gritos de manera casi unánime los hinchas de Juventud.
Además, "guardó" a Gustavo Balvorín, quien terminó con una dolencia el duelo con los santiagueños; y mandó al ataque titular a Joaquín Prado.
En definitiva, el santo alineó en la práctica a: Leonardo Romero: Monje, Serrano, Juan Pablo Cárdenas y Raúl Gorostegui; José Cáceres, Julio Montero, Iturrieta y Ricardo Gómez; Ibáñez y Prado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia