El escocés Andy Murray (número 2 del mundo) vivió emociones contradictorias ayer en Melbourne: justo después de clasificarse a octavos del Abierto de Australia conoció que su suegro, también entrenador de Ana Ivanovic, había sufrido un desvanecimiento en la pista adyacente.
Nigel Sears seguía el duelo de su jugadora ante la estadounidense Madison Keys en las tribunas de la Rod Laver Arena cuando sufrió un desvanecimiento que obligó a interrumpir el partido durante cerca de una hora.
Ivanovic, muy preocupada, y Keys regresaron a los vestuarios. En el momento de la interrupción la serbia ganaba por 6-4 y 1-0.
Una hora después las jugadoras volvieron a la pista y la estadounidense se acabó imponiendo con un doble 6-4 en los dos últimos sets. Cuando finalizó el duelo el speaker del estadio anunció que el DT "estaba bien".
Al mismo tiempo, en la Margaret Court Arena, Murray le ganó en cuatro sets al portugués Joao Sousa por 6-2, 3-6, 6-2 y 6-2.
La hija de Sears, Kim, espera el primer hijo del matrimonio Murray a principios de febrero.

El mal día de Muguruza

Además de por este incidente, la segunda jornada de la tercera ronda estuvo marcada por la eliminación de la española de origen venezolano Garbiñe Muguruza (Nº 3), que cayó ante la checa Barbora Strycova (48ª WTA) por 6-3 y 6-2.
A diferencia de las dos primeras rondas, en las que estuvo muy segura con sus golpes, Muguruza mostró una errática versión, con 32 faltas directas, para caer en 76 minutos de juego.
"Ha sido un mal día en la oficina. Sencillamente, he tenido mal día", explicó la tenista vasca de 22 años. "Barbora jugó muy bien y yo no lo hice. No encontré mi juego", continuó.
Sí logró el pase su compatriota David Ferrer (Nº 8), al ganarle al estadounidense Steve Johnson en tres sets, 6-1, 6-4 y 6-4.
Ferrer se destacó este sábado por su efectividad en la red (22 puntos en 24 subidas), un excepcional porcentaje para un jugador considerado un "cocodrilo" del fondo de la pista.
Peor suerte tuvo el también español Feliciano López (18), eliminado por otro estadounidense, John Isner (10); 6-7 (8/10), 7-6 (7/5), 6-2 y 6-4 fue el resultado.
Ferrer e Isner se enfrentarán por un puesto en cuartos. El estadounidense, un especialista en el saque, vive un momento dulce con 101 aces en el torneo, 44 en el duelo ante Feliciano.
Además el 11er. jugador de la ATP no ha tenido que defender una bola de break desde que comenzó el primer grande del año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia