Stephan White, un niño de 12 años que hizo de alcanzapelotas en el partido de la Copa Asia disputado entre China y Arabia Saudita, se convertió en un inesperado héroe para la Selección china, que lo homenajeó por su contribución en la victoria de los orientales ante los saudíes. La Selección china, cuyo DT es el francés Alain Perrin, invitó a White a participar en el entrenamiento del equipo, dos días después de contribuir decisivamente a que el primer partido de China en el torneo continental, ante uno de los rivales más potentes del grupo, terminara con una sorprendente victoria. En el encuentro, disputado en la ciudad australiana de Brisbane, White aconsejó al arquero chino, Wang Dalei, que se tirara a la izquierda para tapar un penal cobrado a favor de los árabes, cuando el marcador estaba aún a cero para ambos equipos.

Las cámaras de televisión mostraron a Wang acercándose al fondo de la red para preguntar al niño hacia qué lado pensaba que iría la pena máxima, del delantero saudí Naif Hazazi, y cómo White señalaba al lado izquierdo de la portería. Wang, que ese día cumplía 26 años, hizo caso al niño y con ello paró el penal. Luego Yu Hai en el minuto 81, le dio a China la victoria por la mínima ante Arabia Saudita. Chinos y uzbecos (que vencieron también por 1-0 a Corea del Norte) son líderes del grupo B tras sus debuts con victoria en la Copa de Asia de naciones, que se disputa en Australia del 9 al 31 de enero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia