Los mates y el asado terminaron por convencer a la ucraniana Iryna Khokhlova de competir por Argentina en el pentatlón moderno de unos Juegos Olímpicos.
Oriunda de Donetsk, epicentro de la guerra civil que azotó a Ucrania hasta hace un año, Khokhlova representará en Río a un país situado a miles de kilómetros de su tierra natal tras obtener la nacionalidad argentina por su matrimonio con Emmanuel Zapata, colega de la misma disciplina y que también competirá en las Olimpíadas.
"Ya no podía vivir más allá", relató Khokhlova. "Para mí fue difícil el cambio porque tengo a mi familia allá, además Argentina está muy lejos. Tuve que elegir entre vivir en Ucrania y romper con mi marido o cambiarme de nacionalidad'', agregó.
Es la primera vez que Argentina tiene una representante femenina en esta disciplina que combina natación, esgrima, equitación, tiro y carrera. La pentatleta moderna de 26 años compitió en Londres 2012 y un año después fue campeona mundial por equipos, en ambos casos para Ucrania.
Tras el sexto lugar en la Copa del Mundo de Roma a principios de este año, aspira a pelear por una medalla en Río, siempre y cuando no pierda el foco por estar pendiente del desempeño de su esposo. ''Competir juntos es bueno y nos apoyamos mutuamente, pero por otro lado es difícil porque me pongo nerviosa al verlo. Será bueno para mí participar primero (en Río), así que cuando lo siga a él voy a estar menos nerviosa. Espero que todo salga bien'', sostuvo Khokhlova.
Para Zapata, primer pentatleta moderno argentino que se clasifica a una Olimpíada después de 56 años, ''ir a los Juegos es lo máximo, y poder compartirlo con la persona que uno ama es doblemente lindo''.

Pasiones argentinas

La deportista de cabellos rubios y figura esbelta ya adoptó dos costumbres muy argentinas: tomar mate y comer asado. “Es una gran tomadora de mate’’, contó Zapata, quien reveló dos infidencias de su mujer: ‘‘Le gustan algunas malas palabras nuestras, aunque no sabe qué significan. Y no puede acostumbrarse a darle besos a la gente’’.
Zapata señaló que debieron adelantar el casamiento para que Iryna no quede afuera de Río 2016. “Ella podía competir en todas las competencias de pentatlón sin pasaporte argentino, pero para los Juegos necesitaba sí o sí la nacionalidad. Y como ya habíamos decidido casarnos después de Río, dijimos: ‘Lo hacemos antes’, para que ella no pierda la oportunidad de ir a los JJOO”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia