La temporada 2016 puso en escena situaciones nunca vividas para el básquet y el vóley salteño. Salta Basket cerró su primera temporada en el TNA, mientras que Central Norte jugó la Liga A2, los torneos de ascenso más importantes de esta disciplinas a nivel nacional. Como toda primera vez los equipos se fueron formando con aciertos y errores, pero todo sirvió de aprendizaje. No hubo nada para descartar, sino que todo terminó sumando.
Salta Basket completó la temporada 2015-2016 en el Torneo Nacional de Ascenso en abril. Le costó adaptarse a la categoría, sufrió varias rachas de derrotas consecutivas, pero también encontró victorias que sirvieron para fortalecer el proyecto.
La segunda experiencia de Salta Basket, siempre comandado por Ricardo de Cecco, contó con caras nuevas. Tupac Puggioni que fue la cara visible dirigencial en la primera temporada, cedió su lugar a Luis Lenti. Stibbins, Ríos, Gastón García dejaron de jugar y se armó un plantel nuevo en un noventa por ciento, ya que solo quedaron Parada y Eseverri, el nuevo capitán.
Costó conseguir refuerzos extranjeros y prueba de ello es que Clarence Matthews se sumó recién la semana previa al debut.
Hubo una racha de tres derrotas consecutivas, pero los infernales se recuperaron ganando de local y de visitante, situación que hoy los ubica a mitad de tabla en la Conferencia Norte. Al equipo le cuesta encontrar regularidad, pero al menos encontró en ciertos jugadores las herramientas para seguir sumando en las posiciones.
El cuervo entre los mejores
Mucha más novedosa fue la participación de Central Norte en la Liga A2. Clasificó a través de los regionales en 2015 y se embarcó en esta nueva aventura desconociendo el terreno, pero con las ganas de llevar bien arriba al vóley salteño.
Convocó al tucumano Marcelo Díaz para dirigir un plantel que contó con un mix de jugadores nacidos fuera de la provincia y otros que se formaron en la liga local. No encontró en sus primeros pasos los triunfos por los que había luchado, situación casi lógica para los novatos en la categoría. Pero hubo paciencia y confianza en que esa victoria llegaría; finalmente se produjo y desde ahí se estableció una campaña que fue creciendo.
La racha de derrotas se convirtió en una de triunfos; el primer objetivo fue superar la fase regular y se cumplió. El siguiente desafío fue jugar el cuadrangular contra Ateneo de Catamarca, Club de Amigos y Estudiantes de La Plata. Perdió con Ateneo, venció a Amigos y cayó con Estudiantes, no pudo seguir en carrera, pero la actuación le permitió ubicarse entre los diez mejores equipos de la Liga A2.
Esa actuación, los resultados, más el apoyo de la gente salteña no fueron en vano; meses después llegó la confirmación de que Central jugará la Liga A2 2015 como invitado directo y sin tener que jugar la instancia regional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia